Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Llega la tarjeta de ‘crédito carbono’

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

En la isla Norfolk, en el Océano Pacífico, se pondrá en marcha un proyecto de créditos carbono individualizado, en el que cada ciudadano dispondrá de una ‘tarjeta carbono’, que funcionará basada en el principio de que quien contamina, paga

El proyecto es una idea de la universidad ‘Southern Cross University’ en colaboración con el Instituto Australiano de Investigación y dos universidades australianas, así como con un grupo de voluntarios de la isla.

La idea no es nueva, pero es la primera vez que se pondrá a prueba de forma real y en un entorno cerrado. El profesor de la universidad neozelandesa ‘Southern Cross University’, Garry Egger, cree que la población de Norfolk reúne las características adecuadas para poner en marcha el proyecto, ya que es pequeña, está aislada y sus habitantes están muy comprometidos con el medioambiente.

El funcionamiento del proyecto es sencillo: los ciudadanos recibirán una tarjeta de crédito con un determinado número de créditos carbono. Al final del año, aquellos ciudadanos que aún tengan algún crédito sin utilizar, podrán canjearlos en el banco a cambio de dinero. Por el contrario, quienes hayan consumido demasiado, se verán obligados a comprar créditos suplementarios. Además, el número de créditos concedidos a principio de año se reducirá progresivamente.

Cada vez que un ciudadano compre gasolina o electricidad se le descontarán créditos de su tarjeta. Si necesitan más, serán más caros. Si les sobran, los podrán canjear por dinero

La participación en el programa no es obligatoria, pero el profesor Egger confía en que la posibilidad de obtener beneficios del sistema sirva como atractivo para animar a los ciudadanos y turistas a participar. Norfolk, que cada año recibe aproximadamente 30.0000 turistas, también ofrecerá a éstos la posibilidad de acceder al proyecto durante su estancia en la isla y canjear por dinero aquellos créditos que no consuman: cuando lleguen a la isla recibirán una tarjeta de crédito carbono cuyas unidades dependerán de la duración de su estancia. Dependiendo de la forma de vida que adopten durante sus vacaciones, podrán canjear por dinero sus créditos restantes o deberán pagar por los suplementarios.

Durante el primer año del proyecto, cada vez que un ciudadano compre gasolina o electricidad, no pagará sólo con dinero, sino que también se le restarán créditos carbono de su tarjeta, que se le otorgó de forma gratuita al comienzo del programa. Durante el segundo año también se tendrá en cuenta la comida.

Según el profesor, “quien consuma de forma frugal, no adquiera alimentos excesivamente grasos o compre demasiado petróleo, podrá ahorrar créditos carbono para canjearlos por dinero al final de año. Si, por el contrario, un ciudadano consume mucho petróleo y comida industrial y de alto contenido en grasas o azúcares, deberá comprar cada año créditos suplementarios. Al reducirse estos créditos de forma progresiva y debido a que se insiste en fomentar una forma de vida sostenible, quienes compren créditos suplementarios deberán pagar precios más altos cada vez y este hecho les hará ver que esa forma de vida no se puede mantener”.

Esta experiencia podrá servir para fomentar el uso de la bicicleta en una isla que no cuenta con redes de transporte público. Si los ciudadanos utilizan su propia energía para desplazarse, además de ahorrar dinero, ganarán salud.

El proyecto dirigido por el profesor Garry Egger, que estará listo este año y se prolongará durante tres años más, tiene como objetivos por una lado probar la efectividad de un sistema de crédito carbono personal y, por otro lado, la reducción de las emisiones per cápita, la obesidad y los hábitos que la propician.

Quienes compren créditos suplementarios deberán pagar precios más altos cada vez y este hecho les hará ver que esa forma de vida no se puede mantener

Habrá que estar atentos a los resultados y, en especial, a la aceptación por parte del ciudadano. El proyecto es una idea interesante para concienciar al ciudadano de la importancia de sus gestos diarios y del impacto de su modo de vida que, de tener éxito, podría exportarse a regiones más grandes en el futuro. Tal y como comenta el profesor Egger, “No tenemos mucho tiempo, la obesidad aumenta en Australia de forma alarmante: dos tercios de los varones y casi la mitad de las mujeres sufren sobrepeso o son obesos. Por otro lado, la cantidad de CO2 en la atmósfera sigue aumentando 2 partes por millón cada año y se sitúa en aproximadamente 380 partes por millón por 250 partes por millón registradas hace 50 años”.

Fotografía (CC): ladyverd.com

Comunicado de prensa de la Southern Cross University:
La isla de Norfolk probará el primer programa personal de comercio de carbono del mundo


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 09/02/2011 en 21:25

    Enhorabuena por aquello de que “(…) quien contamina, paga (…)”.

    Desde Panamá, Michelle.

Participa con tu comentario