Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Ten cuidado con ‘César et Rosalie’, ‘Great Gastby’

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

CRÍTICA / La cinta dirigida por Claude Sautet supera en atrevimiento al argumento de Scott Fitzgerad

Casi medio siglo después de que el ‘genio’ norteamericano de la narrativa dramática contemporánea, Francis Key Scott Fitzgerald (1896-1940), publicara su novela más laureada, ‘The Great Gatsby‘ (1925), el cineasta francés Claude Sautet (1924-2000) concibió en la comedia dramática ‘César et Rosalie‘ (1972) una trama tan seductora como compleja: ambas historias giran en torno a la pícara figura del ménage à trois (triángulo amoroso).

Permanecer con uno u otro amante constituye para la Daisy de Scott Fitzgerald, así como para la Rosalie de Sautet, un complicado dilema que otorgó a sus creadores ‘mucha tela…’, o, por mejor decir, mucha historia que contar.

La más antigua de las versiones (‘El Gran Gatsby’) es de un matiz más bien conservador; el argumento de Sautet es un tanto más atrevido. No es pues – a nuestro parecer – ni la una mejor o menos artísticamente construida que la otra; resultan las dos auténticos y bien logrados testimonios de la ancestral conducta social de la infidelidad.

Ambas historias giran en torno a la figura del ‘ménage à trois’, con las figuras del esposo seguro de la fidelidad de su esposa, la esposa bovarista y el amante rechazado

“Pienso, luego existo”, dijo una vez el sabio René Descartes (1596-1650), y lo cierto es que para ‘vivir plenamente’ toca en ocasiones ‘experimentar’. Aunque si el amante de las bellas artes se encarga de revisar ambas narraciones, probablemente concluirá como nosotros que la experiencia descrita es de un tipo que será mejor evitar.

Ambos historias presentan al ‘galán’ que reaparece, al amante de antaño, como a un personaje voluble y solitario, que retorna en busca de un amor insatisfecho; a su regreso encuentra que su idealizada amada, no es más que una indecisa bovarista que por conveniencia acaba por quedarse con su pareja ‘legítima’.

Tanto el Tom Buchanan de Scott Fitzgerald, como el César de Sautet, constituyen íconos del esposo seguro de la fidelidad incondicional de su compañera a quien el destino juega una mala pasada. Sin embargo, corren éstos con mejor suerte que los derrotados Gatsby y David, los enamorados que resurgen en el tiempo para culminar en la historia como unos indeseados “mal tercio”.

La coproducción franco-italo-alemana ‘César et Rosalie’, recibió en 1972 el Premio del cine francés. ‘El Gran Gastby’, por su parte, fue llevado a la gran pantalla por cuarta ocasión en 2001, desde la publicación de la obra literaria homónima en la década de 1920.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

The fantastic world of Cinema using a different point of view about the best films based on books.

Participa con tu comentario