Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

Terrorismo de género y el silencio de las alimañas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

“Creo
que de algún modo tenemos alguna responsabilidad si la vecina de arriba
es acuchillada, vejada y maltratada”.

Opinión

“Hay muchas,
mujeres, que ahora mismo están agazapadas ante su asesino recibiendo
una brutal paliza, incluso en presencia de niños que no entienden nada,
o quizás sufran en silencio el dolor de sus madre”

El
año pasado fueron 100 las mujeres asesinadas en España. Destaca el dato de que un tanto por ciento muy elevado son mujeres extranjeras,
incluso con parejas extranjeras y no precisamente del mismo país. En el
conjunto de las asesinadas, la gran mayoría estaban en procesos
judiciales e incluso con ¨órdenes de alejamiento”. Y aún así, las cazan.

En ese grupo, se da la circunstancia de que muchas no habían
formulado nunca denuncia alguna contra su compañero. Y en esos mismos
datos se constata que todas estas mujeres no lo hicieron -y siguen sin
hacerlo ahora-, las que todavía están con vida, por miedo, terror,
pánico a hacerlo. También muchísima soledad a su alrededor. Del miedo a
denunciar le hablaré otro día.

“Los que ‘afortunadamente’ no estamos inmersos en estas historias macabras
directamente, sí lo estamos indirectamente.

Dicho esto, quiere decir que hay muchas,
mujeres que ahora mismo están agazapadas ante su asesino recibiendo
una brutal paliza, incluso en presencia de niños que no entienden nada,
o quizás sufran en silencio el dolor de sus madres, o vean antes de
dormir (si pueden) , la sombra del puño del padre lanzado hacia su
madre, la hoja cristalina del cuchillo hundiéndose en el vientre del
que vino, y posiblemente, ante el verdugo que en cualquier momento le
segará la vida a ella, a él, o a los dos, cualquier día.

“Mucho me temo que ante este panorama, cualquier
día sin mediar palabra y sin motivo aparente, nos afilemos los
colmillos para la ocasión y salgamos a la calle y nos matemos a
dentelladas, llenos de rabia de ira, de impotencia.”

Está pasando
ahora mismo, o en cualquier momento del día o la noche. Los que
¨afortunadamente¨ no estamos inmersos en estas historias macabras
directamente, sí lo estamos indirectamente.

Creo
que de algún modo tenemos alguna responsabilidad si la vecina de arriba
es acuchillada, vejada y maltratada. Tenemos que ser conscientes de que
no podemos mirar para otro lado (que lo hacemos) y que estas cosas no
sólo nos afecten al día siguiente cuando leamos la esquela de esa
vecina en el periódico matinal. Nos estamos acostumbrando a la muerte,
a ver brotar la sangre gratuita día a día , a escuchar alaridos,
insultos y desgarros, a través de nuestros muros… y no hacer absolutamente nada. Nos estamos acostumbrando a escuchar todo esto, sea por televisión o por programas nocturnos de radio.

La muerte ya no la vemos como
algo caro. Morir hoy es barato, es tan sumamente barato, que incluso en
muchas ocasiones ni te enteras, -porque- o estabas en el sitio
equivocado, o simplemente pasabas por allí. La muerte está presente en
todos nosotros en cada momento, a través de los códigos de silencio, a
través de las miradas inmóviles, a través incluso del lenguaje de los
signos. Vemos la Muerte y seguimos con el mismo gesto en la cara. No
nos sorprende, no nos preocupa. No somos diferentes a las alimañas. A
eso hemos llegado ya. Y mucho me temo que ante este panorama, cualquier
día sin mediar palabra y sin motivo aparente, nos afilemos los
colmillos para la ocasión y salgamos a la calle y nos matemos a
dentelladas, llenos de rabia de ira, de impotencia. Es, en ese preciso
momento, cuando ya estaremos salvados. Mientras… todos cómplices y
también culpables en muchas ocasiones.

Que no se nos olvide.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto devista de su autor. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario