Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Todos hemos sido invitados al 15M

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / ORGANIZADOS / Gracias a todos los que somos 15M
Los hijos de los policías no tendrán que pasar por esto

Sacaron las armas, dispararon y golpearon con sus porras porque necesitaban limpiar, tenían orden de limpiar. Ciertamente querían limpiar, pero esa ‘limpieza’ no la pueden hacer ni ellos ni nadie.

Tristeza, pena e incluso indignación es lo que nos da este nuestro país… dicen del primer mundo. Quizá pasado mañana lleguen los bombarderos de la OTAN para defendernos de las agresiones de unos gobiernos rancios e históricamente desubicados. Claro que aquí no tenemos petróleo y además somos parte de la trama mundial de los que esquilman.

Sin embargo, en la plaza reina la alegría, la armonía, hay vida como casi no recordamos quienes hemos vivido otras muchas movilizaciones. Es difícil estar en ellas y no sentirte en tu propia casa. Es tan así, que antes de ir ya eran nuestras, las hicimos nuestras de inmediato. Qué gran hazaña, qué gran victoria. Sólo quien no ha querido acercarse vive lejos de las plazas miedos e incertidumbres de fácil adquisición que bloquean a ciertas naturalezas humanas.

Se han empeñado en ningunear, criticar, menospreciar, ridiculizar y hasta despreciar lo que no entienden. Incluso a algunos no se les puede pedir que lo entiendan, sería estúpido. Pero la firmeza y voluntad de la calle es toda y no ha perdido el tiempo en desmentir, explicar o demostrar. Son los hechos quienes narran todo lo ocurrido y lo hacen con clara contundencia. No lo han entendido y seguramente no lo quieran entender.

Son los hechos quienes narran todo lo ocurrido y lo hacen con clara contundencia. No lo han entendido y seguramente no lo quieran entender

Nos hemos movido, hemos reaccionado. Este es uno de los mayores avances, el movimiento mismo.

Tan importante como el movimiento lo es que sea de todos y desde la libertad absoluta de cada uno de nosotros. Un movimiento que no excluye a nadie ni en su discurso ni en sus maneras. Ahora iniciamos camino hacia los barrios y los pueblos para agarrarnos al territorio con uñas y dientes, pues sólo desde la calle puede ser de todos. Se organiza el movimiento y quizá corramos ahora el peligro de repetir los esquemas de organización que han llevado al sistema donde está. Por ello debemos preservar ante todo que cualquiera de nosotros sea el 15M, que todos seamos la plataforma y todos nos sintamos parte igual y libre. Pueden llegar propuestas no visadas, sin firmas ni sellos pero que han de ser tan válidas como si lo llevasen. Sólo así seguirá siendo un movimiento de todos. En cuanto repitamos las estructuras ya sobradamente conocidas por todos como lo son la de tantos partidos políticos, sindicatos, patronales, ONGs… perderemos el sentimiento de pertenencia, dejaría entonces de ser nuestra casa.

Seamos capaces de equivocarnos, de corregir y especialmente de confiar. Sintámonos fuertes como para no tener miedo y así ubicarnos en la libertad. Será entonces cuando seremos capaces de ceder todos los espacios a todo el mundo para construir lo que todos queremos, deseamos y anhelamos desde hace mucho tiempo. Construimos en las calles, en los barrios, en el momento y en el presente a la vez que hacemos propuesta de futuro, global y solidaria.

Soñamos lo que vemos. Un 15M de todos donde la incertidumbre y el riesgo no hacen mella porque estamos en esto juntos. Se puede seguir en movimiento y hacerlo contando con todos.

Y gracias. Gracias a todos y especialmente a aquellos que en estos días habéis estado y estáis físicamente en las acampadas día tras día dando una lección de humanidad, respeto, convicción, fortaleza, insumisión y armonía.

NITTÚA ES 15M
Raúl Contreras
Núria González


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 30/06/2011 en 18:57

    Bienpor construir lo nuevo y ahora que toda vaya para bien

Participa con tu comentario