Martes 15 de abril de 2014,
Bottup.com

Todos somos ciudadanos y debemos aportar al cambio

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / Con el nuevo año las cosas no cambian en Puerto Rico, con elevadas tasas de violencia y corrupción

Recientemente pasé mis acostumbradas vacaciones de Navidad en mi segunda patria, España. Estando en Vigo, Galicia, no pude evitar en algunos días ojear la prensa de mi isla, Puerto Rico, Con empeño y quizás esperanza, esperaba ver un inicio de un nuevo año con cambios sustanciales y eficaces, pero no, simplemente vi que todo sigue igual y que me reafirmo con dolor en que si nosotros mismos como ciudadanos no somos capaces de imponernos ante lo que no nos gusta colectivamente, no seremos capaces de ver el cambio.

Al ojear la prensa de mi isla, Puerto Rico, esperaba ver un inicio de un nuevo año con cambios sustanciales y eficaces, pero no, simplemente vi que todo sigue igual

Puerto Rico inicia lamentablemente su año electoral, uno más, por no decir más de lo mismo. Personas sin vergüenza alguna en salir ante la prensa a mentirnos descaradamente sobre sus ‘buenas intenciones’ y ‘propuestas’, tomándonos en pelo y con carencia de lealtad a los principios de liderato justo, siguen engordando bolsillos y patrimonios mientras el pueblo continua sumergido en la desvergüenza.

Nuestra isla ya no soporta más la ineptitud político-social en la que nos encontramos sumergidos, es una verdadera vergüenza mundial que ya esta hermosa tierra esté a punto de convertirse en un narco-estado, que a nivel de violencia estamos a nivel mundial el país número 25, que en corrupción gubernamental estamos en los primeros países, siendo una islita de 100×35.

Cuando desperté el primero de enero de 2012 y en la habitación del hotel me conecté a ver las noticias de Puerto Rico para ver como iniciaba mi patria, me llevo la sopresa de una quinceañera que recibía el impacto de una bala perdida porque un criminal para recibir el nuevo año, sin conciencia alguna, disparó un arma de fuego al aire y esta jovencita recibía esa bala perdida, una jovencita bailarina con un historial académico excelente y bien comprometida con el arte y la música de nuestra sociedad. Al ver la noticia y otra más sobre un policía que le increpó al superintendente de la Policia de Puerto Rico que renunciara y emprendieran un ataque diecto a ese agente del orden público suspendiéndole de empleo y sueldo, comprendí entre otras cosas que somos nosotros mismos partícipes cuando no nos damos a respetar como ciudadanos y no nos imponemos ante estos políticos y supuestos líderes que simplemente nos llevan como ovejas al matadero, porque esto es cuestión moral de todos.

Puerto Rico en 18 días del nuevo año ya lleva un historial de varios asesinatos, entre ellos dos agentes de la Uniformada Policial, una joven pareja que transitaba por una avenida. Mientras ya salir de paseo en familia en Puerto Rico se hace parte de un recuerdo y del pasado, porque ya no se siente esa seguridad de saber si en plena avenida estos inhumanos y cobardes narcotraficantes arrebataran la vidas a nuestras familias. Porque aunque no se acepte la realidad, Puerto Rico sangra, y lamentablemente el pueblo espera en políticos que solo van a velorios a buscar votos y no tienen un compromiso moral y real de hacer algo, porque el color y el ‘ideal’ es más importante que la realidad en la cual se estan criando nuestros niños.

Es una vergüenza que esta hermosa tierra esté a punto de convertirse en un narco-estado, que a nivel de violencia seamos el país número 25, que en corrupción gubernamental estemos en los primeros puestos

Pero qué ejemplo tenemos si recientemente el descarado Secretario de Salud, Lorenzo González Feliciano, hace expresiones un poco despectivas diciendo que se gasta mucho dinero en medicamentos de pacientes de HIV, lo cual creó malestar en todo Puerto Rico. Qué hemos de esperar si un supuesto Representante del pueblo de Puerto Rico, elegido por la ciudadanía, tiene una propiedad sin los correspondientes usos y permisos de construcción. Qué podemos esperar si en mi ejemplo más reciente, después de ser Funcionario del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, renuncio a esos once años por cuestiones de dignidad, porque, con cobardía, al Ayuntamiento le importaba más los votos que los pacientes de cáncer. Peor aún, cada vez observo que en pleno año electoral la confianza y el respeto ciudadano comienza ha perderse hacia los políticos.

Pero no se puede juzgar a un país siendo nosotros parte del eje y motor que les mueve, ya es hora de que reflexionemos y busquemos aceptar de una vez y por todas que como puertorriqueños somos todos responsables de saber hacer la diferencia, de saber enfrentar sin temor. Yo no me arrepiento de enfrentar a este sucio y corrupto sistema, podrido de ambiciones desmedidas, once años de enfrentar el sistema aún desde adentro, solo, porque la cobardía de otros me reforzaba a mí en mi interior, con apoyo solo de las personas que como yo no venden sus principios y convicciones, pero sobre todas las cosas con la tristeza de ver que aunque no se quiera aceptar, nuestra isla atraviesa la peor crisis de valores, intolerancia y principios que solo tú y yo como parte de esa ciudadanía podemos mejorar o permitir que se siga acrecentando como bola de nieve la misma.

Quizás muchas personas con pensamiento puritano o de alardes ‘patrioticos’ o fanatísmos religiosos juzguen aquí mi opinión porque piensan que no se debe desvelar ante el mundo los errores de su patria, pero simplemente les digo, la verdadera conciencia común y de respeto, es aquella que sabe aceptar, respetar e ir de frente ante lo que no nos aporta nada para poder rescatar esos valores. Y si nosotros mismos no somos capaces de aceptar una crisis de valores, nada ni nadie vendrá a hacerlo por nosotros; se tiene que despertar del letargo en el cual nos encontramos porque continuamos acostumbrados a callar y luego entonces no nos quejemos cuando esto se torne a peor.

Somos todos responsables de hacer y actuar, de colocarnos en la brecha y dejar ya de depender de políticos que en nada aportan a este estancamiento ciudadano

Sigo siendo una persona comprometida con mi patria, respetando el ideal de cada quien, sea político o cristiano, como respeto mis creencias, pero no se puede pretender hacer la vista larga de que nuestra sociedad puertorriqueña atraviesa la peor crisis de valores, somos todos responsables de hacer y actuar, de colocarnos en la brecha y dejar ya de depender de políticos que en nada aportan a este estancamiento ciudadano.

“Un buen camino se define con exactitud cuando a tus pasos le acompañan personas de valor y grande estima”, este pensamiento lo escribí inspirado en mi último día en Vigo, Galicia, con la familia del amigo y hermano Pablo Gaez. Días que me llevaron a reflexionar en que realmente lo que no deseo para mi patria no lo deseo para ninguna otra, y que este dolor que sentimos muchos puertorriqueños con tantos crímenes, violencia, miedos y temores, no lo deseamos para ninguna otra nación, porque en ellas hay tantas otras cosas buenas que ofrecer, pero no se puede obviar lo que nos esta destruyendo lentamente y haciendo sucumbir ante lo que nosotros como ciudadanos podemos lograr cambiar, dejando a un lado politica, religiones, posiciones o clases sociales y uniendo mejor voluntades y corazones comprometidos por un mejor mañana, pero trabajado con verdadro compromiso en el hoy.

Estando lejos, estuve cerca, lleno de nuevos aires y deseoso de ver cambios que sin duda alguna me motivaran a regresar con mayor ainco, pero al regresar te encuentras con la triste y dura realidad de que el pueblo sigue dormido. Puerto Rico, despierta, ya es hora de despertar, ya es hora de buscar tu norte perdido y comenzar a trazar realidades, no metas, realidades, y ver que si deseamos un lugar de seguridad para nuestros niños, una calidad de vida para nuestras familias, tenemos que colocar nuestros pies lejos del renglón del miedo y enfrentar todo aquello que atente contra la paz que se ha perdido en Puerto Rico.

Si deseamos la seguridad y tranquildad ciudadana, nosotros somos los responsables, porque somos los que habitamos esta 100×35 y somos tan responsables como aquellos en los que un día lamentablemente se confío y se les dio un voto. Esto no es cuestión de urnas, es cuestión de conciencia ciudadana, y si no somos capaces nosotros de ver y aceptar nuestra parte del problema por callar y no enfrentar, no podremos entonces pararnos frente a nuestros hijos y poder mirarles a la cara y decirles que ésta es la isla que le heredamos, podrida y corrompida por la corrupción, el pillaje y la delincuencia. Nos toca a todos actuar, todos somos ciudadanos.

Somos tan responsables como aquellos en los que un día lamentablemente se confío y se les dio un voto

“Reza, pero no dejes de remar hacia la orilla” (proverbio ruso). Todos somos responsables de hacer nuestra parte en nuestra sociedad, no podemos sentarnos en una esquina a esperar que otro lo haga. Solos o acompañados, no dejemos de trabajar por erradicar aquello que nos hunde como patria, solos o acompañados no claudiquemos, que nuestras rodillas no se doblen ante lo que no nutre, simplemente si tienes el potencial de creer en ti y en tu capacidad interior para dar el frente ante lo injusto y no temerle, poco a poco lograrás ver que se unirán a ti aquellas almas dispuestas a hacer el cambio, pero solo se logra haciendo lo que tienes que hacer, solo tú y tu conciencia te juzgarán por haber tenido la oportunidad de ser agente de cambio y haber aportado en la sanación del mundo o haberte callado por el que dirán.

Una escritora francesa dejó una gran verdad: “Las decepciones no matan, y las esperanzas hacen vivir” (George Sand), así que confío en que mi tierra amada sea conciente y responsable ciudadanamente hablando, en uno de los peores años electorales en el cual nos veremos enfrascados, que seamos capaces de hacer lo que nos corresponde y no dudar a la hora de actuar, solo así lograremos imponer el veradero cambio que en nada tiene que ver con políticos.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Isabelita Flores Santana 22/02/2012 en 1:47

    Excelente y como dice Pablo, hay que tomar mas conciencia, me siento orgullosa de saber que eres uno de los jovenes ejemplo para nuestro pueblo y es un orgullo trabajar contigo dando clase a ese equipo de adolescentes los viernes, creando conciencia en ellos.[quote name="Pablo Gaez"]Magnífico Peter, como siempre. Sin pelos en la lengua como decimos aquí…. Hay que tomar conciencia de un nuevo cambio en Puerto Rico.[/quote]

  2. Pablo Gaez 20/01/2012 en 10:27

    Magnífico Peter, como siempre. Sin pelos en la lengua como decimos aquí…. Hay que tomar conciencia de un nuevo cambio en Puerto Rico.

Participa con tu comentario