Sábado 27 de mayo de 2017,
Bottup.com

Tras la sequía, la gran remojada

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Una semana de lluvias en su cabecera y unos días de deshielo en la montaña han bastado para que el Ebro se salga de madre e inunde con sus aguas trigos y maizales. En unos tiempos presididos por la sequía, las crecidas del Ebro han devenido en espectáculo, un espectáculo majestuoso, temible y hermoso.

Image








 {youtube}PwLUXTC8yZk{/youtube}
 Imágenes de la reciente crecida del Ebro a su paso por Zaragoza y alrededores

No ha sido como la del 2003, cuando el Ebro llegó a bajar por Zaragoza con 3.000 metros cúbicos por segundo. Ahora sólo ha llegado a los 2.000. Así, a la altura dle Pilar, el río suelta estos días 2 millones de litros por segundo. Y otra millonada de litros inunda sembrados y carreteras de los pueblos ribereños.


La localidad de Quinto de Ebro ha sido esta vez la más perjudicada. El agua ha roto un dique de contención y ha inundado casi mil hectáreas de cultivos y cortado varias carreteras locales. La posibilidad de una nueva avenida hace que las máquinas de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) trabajen a destajo para reparar el dique, aunque las dificultades que presenta el terreno hacen difícil que lo logren.


Los agricultores se quejan del olvido crónico de la CHE para con el Ebro, por no limpiarlo ni dragarlo como sería necesario, según dicen. Y los ecologistas defienden que un dragado excesivo perjudica el ecosistema y no resuelve el problema. Lo que sí está claro es que esta ríada ha servido, al menos, para que los zaragozanos recuerden que hay un río que pasa por la puerta de sus casas.

{mos_sb_discuss:2}




¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario