Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Tras un encierro, los estudiantes de Cartagena y Murcia convocan huelga general el 8 de junio

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Tras la negación del Rectorado, el borrador contiene las cláusulas denunciadas por los estudiantes, que anuncian movilizaciones

El jueves trece de mayo tuvo lugar una manifestación de estudiantes en las ciudades de Cartagena y Murcia. Los manifestantes denunciaban que iba a haber un recorte de plazas, un incremento de las tasas de matrícula y el mantenimiento de las notas de corte que el rector, José Antonio Cobacho, había prometido eliminar.

Estos argumentos fueron contrastados por la Consejería de Universidades de Murcia, quien dijo que eran todo rumores y especulaciones de los alumnos. “Esa es su arma para ilegitimarnos”, aseguran desde la asamblea de estudiantes de Murcia, “niegan todo, primero nos dicen que aún no es el momento de manifestarnos porque no se ha aprobado nada, y cuando lo han aprobado sin haberlo debatido nos dicen que ya es demasiado tarde”. Y es que, según la asamblea de estudiantes, en el borrador que hay estructurado por el ministerio de la Región de Murcia a la espera de aprobarse, aparecen las cláusulas del aumento de tasas. Justo lo que la consejería de universidades había catalogado como rumores aparece a los pocos días delante de nuestras narices.

Niegan todo, primero nos dicen que aún no es el momento de manifestarnos porque no se ha aprobado nada, y cuando lo han aprobado sin haberlo debatido nos dicen que ya es demasiado tarde

El lunes 17 de este mes, una veintena de estudiantes se encerraron en la biblioteca del campus de la Merced en Murcia, en señal de protesta, asegurando que se les estaba ignorando por parte del rectorado, quien toma decisiones cruciales para la universidad sin ningún tipo de debate, y que ha implantado numerus clausus (notas de corte) en carreras como derecho, reduciendo las plazas hasta la mitad.

Así que a pesar de lo que la consejería de estudiantes le dijo a este periodista ciudadano, sobre que no se podía hablar aún de recorte de plazas ni de un incremento en las tasas de las matrículas, de golpe y porrazo, según la asamblea de estudiantes, aparecen de forma inamovible todas las modificaciones que se estaban negando desde fuentes oficiales.

“No somos partidarios de pensar en conspiraciones, pero es una mala casualidad para nosotros que el rectorado mueva todo este asunto en época de exámenes, cuando la mayoría de gente esta más preocupada en estudiar que en quejarse”, dicen desde la asamblea.

Pero para los estudiantes nada acaba aquí, el martes 18 de mayo, coincidiendo con las elecciones para representantes del claustro de la universidad, salieron a recoger firmas contra toda la mala aplicación de Bolonia que se está haciendo según ellos, ese mismo día, desde las ventanas de uno de los edificios del campus, colgaron pancartas protesta, las cuales fueron retiradas al poco tiempo, y el 8 de junio hay convocada una huelga general de estudiantes.

Se sabe quien tiene la sartén por el mango, pero eso no significa que los estudiantes se vayan a callar, y mucho menos que dejen de luchar, porque como ellos mismos dicen, no van a aceptar ninguna modificación que le haga pasar factura a los estudiantes por culpa de la implantación de Bolonia.


Titular, subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. poyuelito 27/05/2010 en 16:33

    Y tanto… La implantación de Bolonia, y hablo con fe de causa, ha sido un desastre. Al menos desde el punto de vista del estudiante, al cual nos han tenido (en mi caso por ejemplo)la mayoría de días ”encerrados” en la facultad alrededor de unas doce o trece horas diarias, cuando lo que pretenden es que estemos el ”mínimo tiempo posible para aprovechar más el mismo en casa”
    Y así con mil injusticias más… Los numerus clausus han venido a ser la gota que colmó el vaso. En lugar de ofrecer más plazas y más posibilidades, nos contrarrestan arrebatándonos, como el autor bien dice, la mitad por carrera.
    Lo más bochornoso es precisamente el hecho de que estas medidas se tomen justo en el período en el que todos tenemos la cabeza entre los libros y no podamos defender nuestros derechos.
    Pero claro, tenemos que entender que antes que el derecho a estudiar, está el derecho a hacerse rico a costa de.
    Muy bonito señor Cobacho.

Participa con tu comentario