Jueves 30 de marzo de 2017,
Bottup.com

Tres cuestiones sobre Wall-E

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Crítica:
Image
Un fotograma de la película
Muchos hablan de una primera parte genial definiéndola como una
“lección de cine mudo” o cosas por el estilo. ¿Qué significa esto?

Es
tan estúpido como afirmar que tal o cual película es una lección de
cine en blanco y negro o de cine soviético con travellings laterales y
subtítulos en francés. Mi sensación con la película fue rara. Apenas terminó la función salí
del cine preguntándome dónde estaba la genialidad de la que todo el
mundo hablaba.

Es cierto que el prólogo tiene por momentos una belleza
indiscutible, que los valores de la película son nobles, que el mensaje
es necesario, y que todo es parte de un producto de animación destinado
mayoritariamente al público infantil y que rompe con muchos de los
parámetros narrativos y temáticos más o menos cotidianos del género.
Ahora bien, algo hay en el discurso de Wall-E que me hace ruido.

Algo
así como una intención un poco burda y de trazo grueso de asimilar la
contaminación del planeta con los hábitos de consumo, las nuevas
tecnologías, la vida sedentaria y las responsabilidades individuales.
Toda la sutileza, la eficacia y la concisión del comienzo se tira por
la borda en la segunda mitad del film.

Las ideas se repiten, se vuelven
obvias, los conflictos no tienen el desarrollo necesario ni se
entremezclan del todo bien y el interés, que cae considerablemente,
intenta ser alimentado con la aceleración estrepitosa del montaje y un
desfile de escenas vistosas que no aportan demasiado. A esto se le suma
la poco coherente decisión de incluir actores de carne y hueso que
terminan erosionando o, mejor, contradiciendo varias de las ideas del
discurso de la película.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

2 Comentarios

  1. Anónimo 30/07/2008 en 23:15

    este nota es el resultado de los tantos criticos q quieren sentirse complejos opinando y buscandole la quinta pata al gato cuando solo tiene 4, la sencillez combinada con los sentimientos q una maquina puede transmitir, a pesar q se supone estas no tienen sentimientos, es un resultado genial … no voy a ser tan …. de ponerme a preguntar xq tiene sentimientos la maquina cuando el sentido de la pelicula es otro … en fin … adios señor muy complejo…

Participa con tu comentario