Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Turistas por el mundo: Escocia, regalo para los sentidos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Escocia es una tierra rica en paisajes, ciudades y gentes. Son imprescindibles Edimburgh, Glasgow, las Highlands o el Lago Ness

Escocia, situada al extremo norte de las Islas Británicas, es una tierra rica en contrastes, gentes, historia, castillos, festivales y ofertas culturales, montañas altas, costas, acantilados y playas, gran riqueza en flora y fauna, entre otros muchos calificativos. Vistas espectaculares de paisajes, olores particulares de la tierra, sabores de la cocina típica, sonidos de gaitas, tactos de tejidos artesanales, hacen de Escocia un auténtico regalo para los sentidos.

Ideal para visitar en un mínimo de cuatro días, es necesario no quedarse sólo con las ciudades más importantes, sino perderse circulando por la izquierda en las carreteras estrechas que definen la red secundaria, donde no sólo tendrás que apartarte para ceder el paso a otro coche que viene en sentido contrario, sino también esquivar algún animal cruzando.

Edimburgh es la ciudad señorial, llena de historia. No hay que perderse su castillo, dentro del cual se celebra cada verano un conocido festival. Alternativamente en las mismas fechas se celebra el festival Fringe en los teatros y con representaciones callejeras a lo largo de la avenida Royal Mille. Mención aparte merece el edificio del Parlamento escocés, obra del arquitecto catalán Enric Miralles, donde se combinan a la perfección materiales tan distintos como son el hormigón, la madera o el granito. Para finalizar la jornada recomiendo observar desde Calton Hill como el atardecer cae sobre Edimburgh y el Firth of Forth, dejando una completa paleta de colores y texturas en el cielo.

Además de las grandes ciudades de Edimburgo y Glasgow, merece la pena perderse por sus carreteras secundarias camino de las Highlands y sus innumerables lagos e islas

Glasgow, por el contrario, es la ciudad moderna que conserva su pasado industrial. Edificios de ladrillos rojos son testigos de antiguas fábricas. La catedral, George Squire o Merchant’s city merecen la atención. Glasgow es también por excelencia la ciudad de Mackintosh, con numerosas obras de este genial arquitecto, artista y diseñador.

La región norte de Escocia se conoce como las Highlands o tierras altas, siendo Inverness su principal ciudad. Se pueden realizar interesantes actividades relacionadas con la naturaleza: observación de fauna en parques naturales, seguir el ascenso del salmón por los ríos y, por encima de todo, una vuelta alrededor del alargado pero muy profundo Loch Ness, intentando percibir en sus aguas algún reflejo de su monstruo Nessie. Según se comenta en su centro de visitas, muchas expediciones de búsqueda se han realizado y muchas historias se han contado acerca del monstruo, cada cual que saque sus propias conclusiones.

Del centro de Escocia destaco Fort William, antiguo fuerte a los pies del imponente Ben Nevis, destino de muchos escaladores. El Loch Lomond y las Trossachs es otro parque natural que conviene visitar.

Por lo que se refiere a las islas, no hay que perderse la isla de Skye, la de mayor tamaño. Esta conectada por un único puente que fue polémico en su construcción o en barco con un servicio de ferry. Por su gran riqueza y variedad merecería ya dedicarle un viaje. El puerto de Portree con sus casitas de colores es una de las postales más bonitas de Escocia, que se te queda grabada en el recuerdo.

Como cocina típica puede probarse la carne de ciervo, buenos pescados, como el salmón preparado de mil maneras, el marisco y la bebida de Escocia más internacionalmente conocida, el whisky.

Escocia es paisaje, Escocia es naturaleza, Escocia es cultura, Escocia es historia, Escocia es magia, Escocia es deporte, Escocia es mucho más.

Fotorreportaje: Ernest Xarles (Escocia 2010)

[blockquote]Pincha para aumentar cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario