Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Turistas por el mundo: los fantasmas de Pripiat

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

FOTORREPORTAJE / La central nuclear japonesa de Fukushima continua en primera plana, cuando están a punto de cumplirse 25 años del desastre nuclear más famoso: Chernobil

[span class=doc]Este artículo forma parte de una serie. Al final del mismo encontrarás los enlaces a las partes anteriores[/span]

El 26 de Abril de 1986, a la 1:24 am, marcó un antes y un después, en la carrera por dominar la energía nuclear en el mundo.

El orgullo de la maquinaria nuclear civil soviética se vino abajo en un suceso que conmocionó a la humanidad, hasta nuestros días.

Aquel día, durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de esta central nuclear, la de Chernobil, produjo el sobrecalentamiento del núcleo, lo que terminó provocando la explosión.

Durante dos días el gobierno soviético, comandado por Mijail Gorbachov, padre de la Perestroika, estuvieron escondiendo el accidente a sus ciudadanos y al mundo. Durante aquella horas fatídicas se soltaron a la atmósfera una radicación equivalente a 500 Hiroshimas, para entendernos.

El 26 de abril de 1986 el reactor 4 de la central nuclear de Chernobil explotó. Entre 300.000 y 600.000 liquidadores trabajaron en las tareas de limpieza

La evacuación de Pripiat, ciudad dormitorio de la central de 43.000 habitantes, fue a destiempo, y mucha de la población fue expuesta a la radiación, muchos han desarrollado enfermedades asociadas al accidente, la mayoría fueron realojados a la capital, Kiev.

Este inciso es un recuerdo y a la vez un homenaje a los ‘liquidadores’, que recibieron grandes dosis de radiación. Según estimaciones soviéticas, entre 300.000 y 600.000 liquidadores trabajaron en las tareas de limpieza de la zona de evacuación de 30 Km. alrededor del reactor.

Sin estas personas, sin su esfuerzo, su entrega, y su suicidio, la humanidad corría un grave peligro de desaparecer, o quedar gravemente infectada por el asesino invisible, inoloro e incoloro de la radioactividad. El agradecimiento eterno a estos valientes de la Unión Soviética, que regalaron su vida a la humanidad, en pos de su salvación momentánea.

Este pequeño homenaje artístico se quiere completar con un trabajo de CatPress sobre el terreno, que coincidiendo con la Eurocopa de naciones de Fútbol Ucrania/Polonia 2012, quiere tramitar la autorización a las autoridades ucranianas para poder realizar un fotodocumental en zona muerta y de exclusión de 30 Km.

Han pasado 25 años del accidente, ahora, en estos momentos, Fukushima ha tomado el relevo de Chernobil. El hombre no aprende y lo peor es que siempre tropieza con la misma piedra.

Texto: Antoni Carrera
Fotos tratadas en DgArt: Karris

[blockquote]Pincha para aumentar cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario