Lunes 21 de abril de 2014,
Bottup.com

Ucrania, una crisis institucional más allá de las instituciones

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Ucrania se encuentra en una crisis institucional. El
presidente Viktor Yushenko disuelve el parlamento -Rada Suprema- para evitar
que el control de éste -en manos del prorrusso Viktor Yanukovich- reduzca sus
potestades constitucionales. Mientras tanto Rusia, tras una loma, observa con
interés de protagonista los acontecimientos.

Opinión

Image
Mapa de Ucrania (Wikipedia)

Ucrania es el vecino de Rusia. Este hecho que parecería meramente geográfico tiene una importancia cabal. Ucrania vive a la sombra del gigante heredero de la URSS tanto en lo social, económico -sonoros son los desencuentros por el gas- y político.

En su parlamento, y casi en sus calles, se encuentran los partidarios de la coalición naranja, europeísta, Viktor Yushenko, que se presentó y arrebató el puesto de presidente al prorruso Viktor Yanukovich.
La sombra de la injerencia rusa marcada en la cara de Yushenko, supuestamente envenenado por el heredero del KGB, y el desencuentro en esta cohabitación entre el presidente, Yushenko, y el jefe de la mayoría del parlamento Yanukovich se escenifica en el intento de disolución de la Rada suprema por parte del primero.
La circunstancia de disolver el Rada suprema cuando no es favorable, como ocurrirá en Ecuador en apenas diez días denota un concepto de la democracia sui generis.

En este caso, -el de Ucrania- concurren hechos también sobresalientes. La coalición nacida de la revolución naranja de noviembre de 2004 de Yushenko y Timoshenko se disgrega poco a poco y los diputados electos se “pasan” al frente prorruso del Partido de las Regiones, de Yanukovich.
“Estos artificios de la democracia, estos momentos de ingeniería política son los que abominan o hacen grande al segundo, de dos de los peores sistemas políticos del mundo”
Esa es la razón, evitar que un total control del legislativo llegue a coartar, aún más, el papel del primer ministro Yushenko, es lo que hace que Yushenko deba desarmar este poder sabedor de su poder en la calle. Mientras en las mismas calles partidarios de uno y otro partido se miran tras las pancartas, en el campo alejado de estos griteríos se asegura que nada ha cambiado.
Estos
artificios de la democracia, estos momentos de ingeniería política son
los que abominan o hacen grande al segundo, de dos de los peores
sistemas políticos del mundo.

Rusia mira y ve la crisis institucional sabedor de que una “parte del país” que le pertenece. (nota del mapa vinculado en azul, zonas rusófonas, el apoyo mayoritario para Yanukovic, en rojo a Timoshenko y en naranja a Yushenko).

Image
En azul, apoyo mayoritario para Yanukovic; en rojo a Timoshenko y en naranja a Yushenko

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario