Martes 06 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Un ideal social que enferma: el terror a engordar

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Cada vez hay más enfermos de anorexia y bulimia y la mayoría son mujeres con personalidad obsesiva, dependientes, obedientes y pertenecientes a familias estrictas

La existencia de enfermos de bulimia y anorexia es cada vez mayor. Según datos médicos, de diez enfermos de anorexia o bulimia nueve son mujeres con personalidad obsesiva, dependiente, obediente y que pertenecen a familias rígidas, estrictas y poco tolerantes a los cambios.

Estas enfermedades son el resultado de múltiples factores: emocionales, trastornos de personalidad,

Vivimos en una sociedad en la que hay una oferta promisoria de comida y una obsesión por la delgadez

familias de tipología particular, una posible sensibilidad genética o biológica, y el vivir en una sociedad en la cual hay una oferta promisoria de comida y una obsesión por la delgadez; aunque lo cierto es que esta moda es sólo un disparador que afecta a algunos jóvenes con problemas familiares o desajustes de personalidad.

Yo nunca me vi mal en el espejo, pero un día, por diversos problemas, fui dejando de lado la comida. Cuando me di cuenta que estaba demasiado delgada, quise volver a incorporar algunos alimentos, pero no pude.
La visión distorsionada acerca del efecto de ciertas comidas, el miedo obsesivo a engordar, y la culpa constante que me atormentaba luego de alguna ingesta ya eran parte de mi vida”
.

El término ‘anorexia nerviosa’ proviene del latín y quiere decir ‘sin apetito’. El adjetivo ‘nervioso’ expresa su origen psicológico. Sin embargo, no es cierto que los jóvenes anoréxicos no sientan hambre, al contrario, la reprimen por el pavor que tienen a la obesidad. Además, suelen tener una percepción distorsionada y delirante del propio cuerpo que hace que el enfermo se vea gordo aún cuando su peso se encuentra por debajo de lo recomendado.

La palabra bulimia proviene del griego y significa ‘hambre de buey’. Según Marcela Palma, “este trastorno se caracteriza por la ingestión rápida de gran cantidad de alimentos; la culpabilidad provocada por el abuso al comer y la autoinducción al vómito; la utilización en forma indiscriminada de laxantes y diuréticos, y el ejercicio excesivo, debido a que estos jóvenes tienen terror a subir de peso”.

Ambas enfermedades están íntimamente relacionadas, en la mayoría de los pacientes se manifiesta de forma conjunta, debido a que los ciclos de atracones y vómitos parecen deberse a la privación de alimentos. Además, en ambas patologías alimentarias, es frecuente cierto estado depresivo.

“La visión distorsionada acerca del efecto de ciertas comidas, el miedo obsesivo a engordar, y la culpa constante que me atormentaba luego de alguna ingesta ya eran parte de mi vida”

El desencadenante de estas enfermedades puede resultar de diversos factores generales, los cuales pueden estar acompañados de cierta vulnerabilidad biológica, precipitando el desarrollo de la enfermedad. Dichas causas pueden deberse a la propia obesidad del enfermo, obesidad materna, separación de los padres, alejamiento del hogar, diversos fracasos, accidentes, sucesos traumáticos, y muerte o enfermedad de un ser querido, o, simplemente, el advenimiento de la pubertad vivido como traumático, especialmente por los cambios corporales.

Recuerdo tener momentos en los que trataba de liberarme de mis propias obsesiones, dejaba de lado la tabla de calorías y me otorgaba ciertos –permitidos-. Comenzaba probando aquel atractivo postre que tanto me había prometido –no comer-, y luego perdía el  control. Con apuro y desesperación no encontraba la forma para detener aquel momento placentero que culminaba en el vómito. Un momento de descarga, en el cual dejaba en el baño mis más profundos pesares, esa culpa enceguecedora, y la sensación de asfixia producto de la angustia“.

El atracón suele presentarse en estos pacientes debido a la privación de alimentos, o por motivo de descarga. Es típico que sea secreto, con gran vergüenza por parte del paciente si es descubierto. La comida es ingerida rápidamente, sin dar tiempo a saborearla. Cuando alguien tiene un peso inferior al que le determina su biología o se está alimentando con una dieta restrictiva, el desencadenante del atracón suele ser el hambre. Con el tiempo, éste se generaliza como recurso para aliviar transitoriamente el malestar emocional que puede tener distintos orígenes: desde el aburrimiento hasta la depresión, pasando por la ansiedad o el enojo.

La ingesta compulsiva termina debido al malestar abdominal, interrupción externa por aparición de otra persona, recuperación de control o sensación de sopor. Luego del atracón, la persona siente culpa y se

Algunos de los factores desencadenantes pueden ser: obesidad del enfermo, obesidad materna, separación de los padres, alejamiento del hogar o sucesos traumáticos, entre otros

atormenta por la pérdida de control. El método de purga específico puede variar a lo largo del tiempo, siendo los más comunes los vómitos, los diuréticos y los laxantes. La vida de la bulímica está signada por la culpa, la vergüenza y complicadas estrategias para poder seguir con el vómito, no como algo placentero, sino como algo que realmente no puede eludir.

Cualquier motivo bastaba para sentirme molesta, había momentos en los  que no podía conmigo misma, me irritaba fácilmente. Sentarme frente a la tele era solo un movimiento mecánico, cualquier programa se tornaba interminable, mis pensamientos viajaban siempre alrededor de mis obsesiones sobre determinadas estrategias para eludir aquellos alimentos que consideraba que debían ser prohibidos en mi dieta“.

Ambas patologías suelen presentar síntomas de tristeza, irritabilidad y dificultad en la concentración. La baja autoestima, el temor a la no aceptación social y la gran necesidad de una aprobación externa también suelen ser comunes. Diversos estudios coinciden en que los pacientes, generalmente tienden a la depresión, a ser impulsivos y ansiosos; son sensibles y presentan una gran autoexigencia; presentan baja tolerancia a la frustración, e inestabilidad afectiva.

La familia puede detectar la enfermedad cuando se presenta una preocupación excesiva por la composición calórica de los alimentos y la preparación de los mismos; cuando se comienzan a aislar de la familia y amigos; cuando existe una cierta irritabilidad y variaciones en el peso; idas recurrentes al baño luego de comer; cuando existen comportamientos extraños con la comida, se encuentran alimentos escondidos o comen a escondidas; cuando existe una constante sensación de frío; una reducción

La baja autoestima, el temor a la no aceptación social y la gran necesidad de aprobación externa también suelen ser comunes

progresiva de los alimentos; una obsesión por la imagen, los estudios o el trabajo, y el deporte; hiperactividad; y una serie de excusas para evitar la comida.

En el caso de la anorexia, las consecuencias clínicas suelen ser las siguientes:

Reducción de las pulsaciones cardíacas; arritmias; baja presión arterial; amenorrea; disminución de la masa ósea y en algunos casos se frena el crecimiento; disminución de la movilidad intestinal; anemia; sensación de frío; la piel se deshidrata, se seca y se agrieta; coloración amarillenta en la palma de las manos y los pies por la acumulación de carótenos en las glándulas sebáceas; uñas quebradizas; pérdida de cabello; problemas con los dientes; dolores abdominales; y mareos.

En el caso de las bulímicas se pueden agregar los siguientes síntomas:

Rostro hinchado y calambres por la pérdida de potasio debido a los vómitos; regurgitación y rumiación por el paso del contenido gástrico a la boca; chupan y escupen comida; pérdidas de conocimiento y crisis convulsivas; perforación esofágica, roturas gástricas; pancreatitis; desequilibrio químico y electrolítico causado por los laxantes, los diuréticos y el vómito; úlceras.

Tengo bulimia, me dolió admitirlo, pero a medida que la enfermedad seguía su curso, comencé a sentir que era una carga demasiado pesada de sobrellevar. Sola no pude, sola no se puede; aquello es algo que también me costó comprender. A mi familia, en ocasiones, todavía les cuesta aceptarlo. Es duro, pero se cura. Poco a poco vuelvo a vivir, comienzo a colocar la mirada en las cosas más sencillas de la vida y sonrío. Vuelvo a ser, de una manera más pura y plena. Lo disfruto, me siento bien. Sigo peleando y vale la pena“.

Bulimia y anorexia son enfermedades presentes, que se sufren, que cuestan reconocer y que piden a gritos un replanteo sociocultural.

Actualmente existen instituciones como ALUBA (Asociación de lucha contra la bulimia y la anorexia) que tratan este tipo de trastornos y afirman que tiene solución. Por cualquier duda o consulta, dirigirse a la calle Hirigoyen Freyre y 4 de enero, Santa Fe (Argentina), o comunicarse al tel. (+054) 0342-452 050.

[blockquote]”Aquella lucha diaria y constante, de poder encontrar aquello que he perdido;
Aquella soledad profunda en medio de la muchedumbre, es lo que alguna vez supe adoptar.
He sido presa de mis ataduras, y protagonista de novelas ajenas;
He sufrido el dolor del desgano, y vivido en manantiales de culpa sin sentido.
He visto llorar por mí, he deseado egoístamente la ausencia;
He caminado sin saber el destino, y me he adueñado de momentos felices que jamás existieron.
Actualmente, sueño volver a sentir, busco en mi laberinto el disfrute que había olvidado. Me pesan demasiado esos primeros pasos de un nuevo comienzo, pero poco a poco, vuelvo a sonreír.
Aprendí que no hay más dificultad que mi propio castigo, que no existe problema que valga mi vida, que no hay mayor sosiego que no querer ver.
He aceptado que cuesta, pero que el esfuerzo vale;
He aceptado que amo, que siento y que vivo;
He reconocido la necesidad del cambio;
He aceptado que estoy enferma y deseo salir”.[/blockquote]

Lic. María Laura Temporelli.

Los testimonios ofrecidos por la autora del artículo son declaraciones directas de una persona que sufre bulimia y que pidió expresamente permanecer en el anonimato


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

2 Comentarios

  1. noelia 22/02/2012 en 19:31

    [quote name=”noelia”]tengo un amiga en problemas.. como la ayudo? cual es el tel de aluba????[/quote]

    gracias!!!

  2. noelia 22/02/2012 en 19:31

    tengo un amiga en problemas.. como la ayudo? cual es el tel de aluba????

Participa con tu comentario