Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Un padre está a punto de iniciar una huelga de hambre por acoso escolar e institucional

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

A través de la siguiente carta, el padre de Silvia Rodríguez, menor objeto de bullying, vuelve a exigir responsabilidades y soluciones y anuncia la inminencia de una huelga de hambre indefinida

Al Presidente autonómico de la Junta de Extremadura

Sr. Fernández Vara:

Aunque no voy a entrar en detalles, ya que a día de hoy debería conocerlos, llevo intentando que se le ayude a mi hija, Silvia Rodríguez García, en el contexto escolar desde, prácticamente, toda su escolarización. A pesar de mis muchos esfuerzos e intentos de intercomunicación con diversos personajes del entramado educativo, especialmente, y a pesar de que la tónica general ha sido el ninguneo y el no informar adecuadamente a mis muchos escritos, incluso falseando datos, cronología de hechos y acontecimientos, no he tenido una respuesta positiva en ningún momento; es más, se me ha desacreditado y se han tomado medidas represivas contra mí e, incluso, contra mi hija.

Llevo intentando que se le ayude a mi hija, Silvia Rodríguez García, en el contexto escolar desde, prácticamente, toda su escolarización

Paralelamente a las muchas solicitudes para la puesta en marcha de ayudas y adaptaciones curriculares adecuadas para esa niña, sean o no significativas (que le vuelvo a recordar está valorada por el CADEX con un 33% de discapacidad por su Trastorno por Déficit Atencional, subtipo inatento), se han producido ‘efectos colaterales’ contra el padre y la niña, que ha venido sufriendo un proceso sistemático de acoso, exclusión, vejación e innumerables burlas en su entorno escolar, convirtiéndose este mísero y penoso caso no ya sólo en un acoso escolar, sino también institucional por el consentimiento, desidia, ninguneo, mirar hacia otro lado e, incluso, colaboración y complicidad de otras instituciones distintas a la Educativa. En este caso me refiero fundamentalmente a Igualdad y Empleo y a Servicios Sociales.

Dado que usted debería estar al tanto de los gravísimos hechos sufridos por mi hija y mi familia, de los que ya le informé por escrito, así como verbalmente en la absurda y breve reunión que usted me ofreció el pasado 21 de abril de 2010, le recuerdo que es usted cómplice de tal situación de indefensión, negligencias, mala fe, exclusión, vejación y discriminación negativa hacia una menor con una discapacidad y, por extensión, hacia su familia. Como líder del ejecutivo y máximo representante de toda una Junta de Extremadura tiene usted una responsabilidad vital, como ya le he recordado anteriormente.

Mi hija tuvo que exiliarse del colegio el 10 de octubre de 2008, tras muchas llamadas de atención a diversos responsables educativos y sociales por activa y por pasiva ante la situación deplorable que estaba viviendo, anunciada y prevista desde incluso 2005 con escritos registrados que lo avalan.

A pesar de pagar un arbitrio absurdo, siendo la víctima del bullying sufrido y de la dejadez, inoperancia e incapacidad de todo un Sistema Educativo Extremeño para paliar y ayudarla convenientemente en su problemática; y tras trabajar adecuadamente en casa, esforzándose a diario a pesar del cuadro ansioso-depresivo, por ese caldo de cultivo educativo sufrido, ni siquiera se le permitió matricularse en el curso que le correspondía, el curso que pronto finalizará, y que en modo alguno tampoco tuvo la oportunidad de ser evaluada, a pesar de ser la víctima.

Ni siquiera se le permitió matricularse en el curso que le correspondía, el curso que pronto finalizará, y que en modo alguno tampoco tuvo la oportunidad de ser evaluada, a pesar de ser la víctima

Mi hija, como sabe, está matriculada en un centro Californiano, desarrollando el curso correspondiente y equivalente a 1º de la E.S.O. aquí en España, obligada por presiones y chantajes zafios institucionales y con el agravante de que quien le escribe, su padre, se ha visto obligado a llevar dos años, por el momento, sin poder trabajar y lo que ello conlleva, no sólo a nivel económico, sino, lo que es más grave, anímico-emocional.

Por todo ello, independientemente de las depuraciones de responsabilidades político-administrativas que haga falta tomar y que como máximo mandatario de toda la Junta de Extremadura usted está obligado y tiene el deber de aclarar tanto ética como políticamente, le comunico que:

A) Espero que me trasladen por escrito posibles soluciones para estudiarlas; entre ellas, que mi hija acceda el próximo curso al nivel que le corresponde, en este caso, a 2º de la E.S.O., puesto que preveo pasará satisfactoriamente el presente curso en ese colegio californiano referenciado. Dado que el año pasado, a pesar de tener la prematriculación hecha, finalmente no se le permitió el acceso a 1º de la E.SO., les dejo la iniciativa de que me oferten por escrito los posibles colegios donde entraría Silvia en 2º de la E.S.O. el próximo curso y realicen su trámite correspondiente y de su hermano, ya que no estoy dispuesto a que manipulen ni tiren mi tiempo en absurdos protocolos y burocracias con mala fe, como ya me ocurriese el año pasado.

B) Por otro lado, el hecho de que Silvia entrase en 2º de la E.S.O, estaría supeditado a que se le aportasen las medidas paliativas y eficaces para su óptimo desarrollo personal, anímico-emocional y social en el contexto escolar, con las debidas adaptaciones curriculares y apoyo personal y constante, supervisado y en consonancia con los debidos acuerdos con el padre, dado que, insisto, nada positivo ni de apoyo se ha hecho con esta niña desde que inició su etapa escolar.

C) Asimismo, el colegio a estudiar para su inclusión real y con una expectativa seria de integración e inclusión con el grupo de iguales debe estar en consonancia con el curso que iniciará Daniel (1º de Primaria) hermano pequeño de Silvia y que difícilmente continuará en el colegio actual y último de Silvia, donde le recuerdo, ni siquiera se le dio la opción de cambiarla de aula y, por tanto, de compañeros y de algún profesor. Si no obtengo resultados prácticos, eficaces y comprometidos les aviso de que no descarto que mi hijo pequeño tampoco acuda a colegio alguno el próximo curso. Dejo constancia pues.

No descarto una posible huelga de hambre indefinida, siendo condición necesaria, aunque no suficiente, para deponer tal actitud obligada, que determinados altos cargos abandonen sus puestos

D) Dado que han sido múltiples y muy generalizados los escritos míos a diversos estamentos de la Junta de Extremadura, que no han sido contestados, incluidos dos a usted, y teniendo en cuenta que por quinta vez se me ha despreciado e intentado tomar el pelo; y puesto que observo que es el último camino que me queda y muy relacionado con el acoso institucional que vengo sufriendo, le informo de que a partir de este momento en que registro este escrito y sin aviso previo, cuando lo entienda procedente, no descarto una posible huelga de hambre indefinida, siendo condición necesaria, aunque no suficiente, para deponer tal actitud obligada, si la inicio, que determinados altos cargos institucionales, como poco, abandonen sus puestos, exigiendo además que se cumplan las condiciones antes mencionadas, entre otras.

Reiterándoles que espero ofertas serias y reales por escrito para solucionar en parte el grave problema de mi hija, les recuerdo además que sigo esperando informes exhaustivos y detallados de Educación, Igualdad y Empleo e, incluso, Servicios Sociales para cotejar realidades y asumir responsabilidades. No espero, en cambio, por parte de ustedes reunión alguna; menos aún como la que usted me ofreció el pasado 21 de abril.

Finalmente, le manifiesto que en el momento que crea oportuno haré público éste y otros escritos, donde entienda conveniente; entre ellos, medios de comunicación nacionales e internacionales, asociaciones de afectados múltiples y organizaciones relacionadas con la infancia, acoso escolar, TDA, discapacidad, etc., a nivel nacional e internacional, ONG´s, Parlamento autonómico y nacional, líderes de la vida política, incluido el Ministro de Educación, Ministra de Igualdad y Presidente de Gobierno, Foro de Vida Independiente (FVI) del que soy uno de los casi 900 miembros que lo componemos a nivel nacional, European Network of Independent Living – Red Europea de Vida Independiente (ENIL), análoga representación a nivel europeo, cuyo director ejecutivo es el sueco Sr. Bolling (Jamie); redes sociales en Internet, así como difusión y publicación en blogs, diarios digitales, etc., etc., sin descartar denuncia a todos y cada uno de los responsables y cómplices de esta situación al Fiscal General del Estado, Defensor del Pueblo nacional y autonómicos que cuentan con esta figura.

Mientras mi hija siga sin ser atendida, con secuelas, excluida, y yo cada vez más concienciado de esta postura radical que me están obligando a tomar, sigan de brazos cruzados

Envío y registro el presente escrito a usted, Sr. Fernández Vara, Presidente Autonómico de la Junta de Extremadura, al que no descarto tenga que invitarle a abandonar su asiento llegado el momento y, por supuesto, a los que hoy por hoy deberían abandonar sus puestos si, llegado el caso, como antes refería, inicio esa huelga de hambre indefinida y sin marcha atrás; es decir, a la Consejera de Educación, a la Consejera de Igualdad y Empleo y, cómo no, al Director General de Política Educativa de la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura. A todos ustedes les hago, además, responsables de los posibles bulos y rumorologías muy dañinas, vertidas durante todo este tiempo sobre mí y mi familia y que fácilmente presumo se volverán a amplificar como se ha producido cada vez que he denunciado este lamentable caso de acoso escolar e institucional a diversos medios de comunicación (la última vez, en marzo pasado). Asimismo les hago responsables de mi salud física y emocional, así como de las secuelas y consecuencias de ella, si llegado el caso inicio dicha huelga de hambre sin marcha atrás, a no ser que se verifiquen, entre otras, las condiciones ya expresadas.

Mientras mi hija sigue sin ser atendida, con secuelas, excluida, y yo cada vez más concienciado de esta postura radical que me están obligando a tomar, sigan de brazos cruzados. Seguramente pasarán a formar parte de la Historia de Extremadura.

Manuel Rodríguez González
Villafranca de los Barros, 10 de mayo de 2010


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

Participa con tu comentario