Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Un periodista muerto en el festejo del bicentenario de México independiente

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

El periodista Luis Carlos Santiago Orozco, del Diario de Juárez, fue acribillado el mismo día del festejo

Con esta, se elevan a once el número de periodistas asesinados en México en lo que va de año

“La historia no la forman los ganadores o los perdedores, solo las acciones’”.

Y México festejó el bicentenario de su independencia, recordó a los héroes que tras aquel grito de “Muera el mal gobierno, viva la Virgen de Guadalupe”, exclamado por el padre de la patria, Miguel Hidalgo y Costilla, en el exterior de la parroquia de Dolores Hidalgo Guanajuato, el 15 de septiembre de 1810. Festejó haberse librado del yugo español y de la opresión virreinal, festejó ser el país libre e independiente que hoy es.

Sí… Recordó a Don José Maria Morelos y Pavón, a Miguel Allende, a Josefa Ortiz de Domínguez, entre otros precursores de esa digna independencia y quizás, así como se recordó a esos… de los que se han llenado páginas y páginas de textos históricos, también olvidó a aquellos que murieron en combate, a los indígenas de los que se ignora sus nombres y que armados con palos o tridentes, con machetes o simples piedras, también participaron y nadie los recuerda, nadie les brinda un honroso minuto de silencio en su memoria.

¿Que si el cura Hidalgo y Morelos fueron excomulgados por la iglesia por haber liderado? ¿Qué pueda importar si se está reconociendo por las autoridades eclesiásticas de Baja California que fueron más de 500 los curas que participaron en ese hecho? Lástima que no dan nombres, no dicen en qué, cómo o dónde participaron, solo se pusieron a hablar y no pensaron que ya la historia está demasiado manoseada y difamada con tal de aparecer públicamente y no quedar en el olvido o considerarse menos ante la celebración.

La independencia de México fue festejada 100 años después con una revolución, en la que se buscaba que se reconociera que la tierra era de quien la trabaja e igual se consumó con la pérdida de miles de vidas humanas, entre ellas las de los caudillos que las lideraron.

200 años después se festeja nuevamente con disparos de balas surgidos de una nueva guerra, la guerra que se mantiene contra el vicio de la drogadicción y de lo cual los ‘Cárteles’ se sienten orgullosos, se sienten dignos de ser los vendedores y envenenadores de esos jóvenes estúpidos que se dejan arrastrar por tan nefasto vicio, líderes cobardes que se entregan a las autoridades militares pidiendo clemencia para su familia, cuando ellos no la tuvieron para otras.

Sí, la noche del 15 y el día 16 de septiembre de 2010, fueron para demostrar que México no puede ser esclavo de unos pocos, no puede vivir con miedo, que es una nación de gente amiga, de calles y callejones que invitan a pasear en ellas, de comidas de diferentes sazones y sabores para degustar, de playas, desiertos y selvas que una simple fotografía no basta para mostrar su gran belleza, un país que muralistas, literatos, escritores, han reflejado en sus obras.

Qué si a Don Miguel Hidalgo, a Morelos (independentistas) a Francisco Villa (revolucionario) —por mencionar algunos— les cortaron la cabeza para escarnio del pueblo o creyendo que les quitaban la grandeza… se equivocaron porque el pueblo se unió, la grandeza era y está, fue y será de ellos, la historia de sus acciones más los engrandece porque nos dejaron la patria que hoy muchos amamos y de la cual estamos orgullosos.

A pesar de los pesares, a pesar de que en la fronteriza Ciudad Juárez, Chihuahua, ya hubo un periodista más asesinado, acribillado por ráfagas de AK-47 el día del festejo y se eleva a 11 el número de reporteros muertos. ¡México está de pie! Pero también dolido ante este hecho.

Luís Carlos Santiago Orozco y El Diario de Juárez son los nombres de la víctima y el blanco de ya múltiples ataques delincuenciales. Diario para el cual laboraba el hoy occiso, joven de 21 años de edad, estudiante de psicología y fotógrafo de profesión.

México festejó su bicentenario, en dos meses y 5 días después festejará el primer centenario de su Revolución. Nada va a importar que los gobernantes se gasten otros 700 o 1.000 millones de pesos, porque festejos para recordar fechas como esas, solo uno tenemos en vida, los que contamos con el placer de llegar a ello. Total, la vida sigue y ya habrá impuestos para recuperar lo gastado y autoridades que seguirán haciendo oídos sordos para no escuchar el grito unánime de: ¡Ya basta de agresiones a los medios de comunicación, investiguen!

Descansa en paz Luis Carlos, en tu memoria, un ¡Viva México! solemne y pidiendo: ¡Dios Salve América!


Subtítulo

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario