Jueves 30 de marzo de 2017,
Bottup.com

Un triángulo amoroso, silencioso: pasional

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image

El cineasta Leonardo Favio estrena en Argentina hoy jueves su último film ‘Aniceto’, rodado en clave de ballet clásico en un hangar

Hablamos con él


El trailer

{youtube}v96HN_YolA0{/youtube}

El guión está basado en la adaptación de un cuento de su hermano,
 Jorge Zhuair Jury: ‘El Cenizo’. (Si Favio me hubiera preguntado a mí
cómo llamar a su película le hubiera dicho que en vez de Aniceto le
pusiera ‘El Cenizo’, pues después de la cenizas, ‘El Cenizo’ hubiera
quedado magistral ¿no?).

De este modo, actualiza y
le da una nueva mirada al filme, que realizado por el mismo director en
1966, al que llamo:  “Este es el romance de Aniceto y la Francisca, de
cómo quedó trunco, comenzó la tristeza y unas pocas cosas más”. Al
parecer, Favio, se había quedado con muchas cosas que experimentar y
decir… y de algún modo, quiere jugar nuevamente con la emoción que esta
historia les produjo. Esta vez haciendo con ella una obra de arte con
mayúsculas.

Favio: “El pedir perdón es uno de los inventos más grandes de la humanidad. No es cuestión de teología sino de psiquiatría”
“Para mí viajar es una pérdida. Yo no quiero salir, la paso bárbaro
conmigo. Tengo metido en los huesos el miedo a que me humille la pobreza”
“Lo mío es certeza. Antes era fe. Me llevó muchos años profundizar eso. Leí todo. Dudé para indagar. Pero nunca dudé de Perón”

Es el Aniceto y sus circunstancias, sus amores, sus
alegrías y su tragedia final en su expresión máxima. “Llevar esta
tragedia al ballet es un sueño largamente acariciado por mí”, dijo el director. Pero la música que me acompañaba en mi sueño siempre era el
bullicio del río de mi pueblo, los gritos lejanos, que a veces llegaban
de cualquier lado o, como te dije antes, el sonido del agua corriendo
por las acequias; pero eso no alcanzaba para danzar. Los papeles que
antes hacían Elsa Daniel, María Vaner y Federico Luppi, ahora son
interpretados por los bailarines Hernán Piquín, Natalia Pelayo y
Alejandra Baldoni.

El Aniceto (Hernán Piquín) es un hombre
solitario, que vive con su gallo en un pueblito de Mendoza. Y la
Francisca (Natalia Pelayo) es una chica ingenua, que llega al lugar en
busca de trabajo. Se conocen y se enamoran. Parece un sueño, pero
termina en pesadilla cuando aparece la enigmática e irresistible Lucía
(Alejandra Baldoni), su nueva vecina, que perturba al hombre y lo
arrastra a su propia destrucción.

La web Oficial, con muchísimo contenido de la película, está en la Red.
Fue filmada íntegramente en un hangar de Quilmes, y la nueva puesta
realza las imágenes de la danza clásica (con sábanas reemplazando a los
paisajes). A diferencia de la de 1966, “en esta vuelta, cambia el
triángulo amoroso. Es el tipo quien queda entrampado”, confirma Favio.

El amor de Favio por el cine se remonta a su niñez, cuando puso ojitos tristes en un film al que lo llevaron, en la época en que vivía en El Hogar del Alba (Patronato de menores). Cuenta el Director que : “Un día nos llevaron para la  filmación de ‘Cuando en el cielo pasen lista’, con Narciso Ibáñez Menta. En el  final, un montón de pibitos cantábamos. Pasaron los años y ubiqué la película y saqué esta fotito. Se ve que alguien me indicó que me pusiera triste, y yo puse esos ojos. Es mundial”.

Adoro ese instante. “Aquel instante ‘mundial’, de ese pibito al que le dieron un ocasional papel en ‘Cuando en el cielo pasen lista’… hizo de él, este Favio que nos deleita”. Recuerda que terminó allí porque “era fiolo mi viejo, (un sirio que llegó a los dieciséis años y murió a los treinta y tres). Vivía con tres mujeres. Yo no me daba cuenta de nada. Y si huyó con tres minas, feliz de él. Qué querés que te diga, amo la poligamia.

Belleza de tipo, yo me quedaba mirándolo, hablaba con acento árabe, los fiolos le decían ¡El Maharajá! Ya grande, fui a buscar su tumba en el cementerio de Las Heras. Pregunté por Jorge Jury Atrach. …l era Atrach, cuando llegó a la Argentina se puso Jury… Bueno, un cuidador me dijo: “No, hijo, después de cinco años van al foso común, olvídate”.

El único pariente en el entierro fue mi abuelo. Hasta dijo un discurso: “Fue un sinvergüenza, pero lindo y bueno”. Qué otra cosa pudo haber dicho de mi papá. Siempre uno es lindo a los 33. A los treinta y dos pensaba que iba a morir a los treinta y tres: “La edad de Cristo, de mi viejo, de Evita”. Yo estaba convencido.  La verdad es que la  muerte me tiene sin cuidado. La veo como una hermana que ya va a venir. Sólo le temo a la humillación de la decrepitud. Eso sí, con dignidad quiero irme. Omitiendo féretro y soldadura y zaranda. Respeto para mi cuerpo. Ternura quiero. Somos argentinos, Chiquito, le dice Rodolfo Braceli , el mendocino que escribe para La Nacion.

“Nos deleita el tema… Hubo otro tiempo en que me jurabas: ‘De los 40 no paso’. Me hacés acordar a Indra Devi. Me recalcó que estaba escrito que iba a morir a los 98. Cumplió 100, la volví a entrevistar. Ahí me dijo muerta, pero de risa: “No soy mujer de palabra”.

“Yo también soy falluto. Yo en este cuartucho ¡tengo un mundo fabuloso! Música, libros, fotitos. Encerradito miro y leo y vuelo. Para mí viajar es una pérdida. Yo no quiero salir, la paso bárbaro conmigo. Tengo metido en los huesos el miedo a que me humille la pobreza. Sueño con eso. Que me quedo sin plata y estoy lejos. Que vuelvo a mi casa y no puedo entrar porque la vendieron. Sueño con mi mamá, vamos a comprar ropa y no tenemos ni para volver. ¡Angustiante, loco!”

“Subo a un tren, soy un pibe de 20, no tengo para el boleto y me hago el simpático para que no me agredan. En ciertos casos el miedo se vuelve humillante, entonces te hacés el simpático. En la realidad y en las pesadillas me pasa eso, hermanito. Trato de escapar, las piernas no me responden, cámara lenta, ah ah ah, querés ir más rápido y no podés, huevón. Lo peor, no sabés de qué mierda te escapás. Esto soñé anoche. Será porque estuve haciendo perfiles de un guión. Algunas definiciones interesantes que extracte del reportaje de La Nación y que muestran un Favio, tan humano y hermoso como su papá.

“Se debería tener una llavecita cuando se es joven. Que te apague los deseos. Ahora:  Estoy liberado, las veo (a las pibas)como cosas bellas de la naturaleza que hizo Dios -Buda y ladrón de gallinas…- le retruca el otro- Loco, te digo que no fui feliz en esa etapa… Quería otra cosa que nunca supe explicar. Quería coger, coger a toda hora y después ¡quedaba hecho pelota! Y a fumar en las plazas…  Estaba tristísimo y no me daba cuenta. Cuando corrés todo el tiempo, escapando, no estás feliz. Yo llegaba a mi casa y veía las carencias de afecto, sentía envidia por los pibes que tenían hogar…”

Lo que dicen los Evangelios: dulce es el sueño del obrero coma mucho o coma poco. El mandamiento más difícil de cumplir para Favio es: ‘No desearás la mujer de tu prójimo’. Afirma que sigue enamorado de Evita, y que le acariciaría las manos a Perón, si pudiera. “Sí, sí, las que le arrancaron para que no se siguiera hablando de la crisis. Los elementos de Perón son sus ejemplos y su corazón. Le quitaron lo menos importante. Podría haber manejado el mundo entero sin manos”.

“Lo mío es certeza. Antes era fe. Me llevó muchos años profundizar eso. Leí todo. Dudé para indagar. Pero nunca dudé de Perón. Por imperio de la propia mezquindad vendrá la equidad. Algunos seres debieran resucitar (refiriéndose a otro mendocino famoso, Nicolino Loche)”.

“Siempre me dio vergüenza actuar. El hombre no es bueno ni malo, es hombre. No somos ángeles. Los angeles pertenecen al misterio. Yo no veo lo invisible pero existe. Sé que voy empujando materia a cada paso. Hay algo en que reflexiono mucho, y es que verdaderamente Dios amó, porque sin eso no habría sido posible semejante obra. Sí, Dios es un misterio, pero más misterioso es el amor. A veces pienso: ¿primero el amor y después Dios? La memoria no es, como se dice, retroceso: es semilla. El pedir perdón es uno de los inventos más grandes de la humanidad. No es cuestión de teología sino de psiquiatría”.

“Siento que el infierno y el paraíso están en la memoria de cada uno. Llorar es lo más lindo del mundo. ¿Sabías que los árabes se bañan con arena? cuando llega el momento de orar se lava las manos y la cara con arena. O sea: la arena suplanta al agua, saca la transpiración, queda la piel muy suave”.

Su Rutina: “Me acuesto a las doce de la noche, duermo hasta las dos, me tomo un tecito, leo hasta las siete, me pongo a trabajar, llega Ramona que atiende las cosas de la casa, otro desayunito, sigo trabajando, almuerzo, y ahí me apolillo una siesta de cuatro horas. En la noche no me jode nadie, estoy solito. Ah, y hago gimnasia, muchísima”. Favio, acompaña algunos recuerdos hermosos de mi adolescencia, es por eso que considero mi Noticia su Noticia.

Recuerdo cantado a gritos, junto a mi hermanita menor Cherry, su canción ‘Mi Tristeza es mía y nada más… interrumpiendo la siesta provinciana a mis padres y vecinos y provocado el enojo de la profesora en mi clase de francés, que cuando alabé a Favio como cantante, puso el grito en el cielo: “¡Mademoiselle Acosta!, ¡Usted, no me puede decir que le gusta como canta Favio!.. tal vez, podría yo aceptarle que le gusta como director de cine…¿pero como cantante?”

Y sí, a mí me gustaba eso, de que se atreviera a nombrar las entrañas de la mujer, en sus canciones, todo un precursor de lo que vendría. Respecto al adelanto que pude ver en YouTube de su película, no dejo de asombrarme del cierto parecido a cierta dama de la actualidad nacional y su polémico reloj rolex. Todo un provocador Leonardo.

{mos_sb_discuss:2}

Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de:  Sociedad y ciudadanía

Image


Image

¿Te gustó este artículo? Compártelo

2 Comentarios

  1. Anónimo 02/07/2009 en 11:48

    osamabinladen – lox =))

  2. Anónimo 12/06/2008 en 11:20

    La musica del Aniceto me volo la cabeza.
    Quisiera saber que otras composiciones hay de este musico Ivan Wyszogrod.
    Soy un apasionado de las musicas de peliculas, y esta en particular me parecio sensacional, novedosa y muy impactante.
    Gracias…

Participa con tu comentario