Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Un trozo de tela rectangular

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Muchos americanos murieron y seguirán haciéndolo por ella, y eso que los norteamericanos no son santo de mi devoción. Honor, patria, dignidad…, todo esto representa y mucho más una bandera

Fuimos los españoles acostumbrados –y bajo el Gobierno de la UCD (Unión de Centro Democrático), presidido por Adolfo Suárez (hoy en día padeciendo la enfermedad_de_Alzheimer, para nuestra desgracia como españoles y demócratas) y salido de las urnas el 15 de julio de 1977–, a vivir, y bajo el sistema político de la democracia, gracias a los ciudadanos: sus votos.

Sin embargo, hemos de desterrar de nuestras mentes españolas –envidiosas y conspiradoras– que, ganar unas elecciones, no equivale –ni por asombro– a triunfar en un combate, sea éste el que fuere: aquí, normalmente, aunque existen reglas del juego, éstas se sacan de contexto cuando conviene a los combatientes. En democracia sí existen las reglas del juego, del juego democrático, que hay que respetar y hacer que se respeten.

No se cumplieron las reglas del juego que nos exige la democracia, cuando el PP –sus integrantes– se equivocó y mintió en la pasada legislatura en el caso del petrolero Prestige. Comenzó su hundimiento el 13 de noviembre de 2002 y, al poco, se hicieron eco las manifestaciones del señor Rajoy (21-11-2002): “(…) No va a verter un sólo litro más”. “No es en ningún caso una marea negra, se trata sólo de manchas localizadas”, formuló el 23 de noviembre de 2003. Siguen equivocándose y mintiendo durante los graves sucesos –atentados– de la Estación de Atocha en Madrid (11-M), cuando el ex Presidente, señor Aznar –con esa prepotencia política que le distinguía– se apresura al manifestar que “la autoría de los anteriores acontecimientos correspondían al grupo terrorista vasco”.

Los españoles debemos pedir que la prensa sea libre (…), que la justicia sea enteramente libre e independiente a la hora de ejecutar sus sentencias

En cuanto al 11-M, todos sabemos que las investigaciones policiales para el esclarecimiento de los hechos –luctuosos y terribles ocurridos– no fueron precisamente del todo ortodoxas enteramente: ¡Queda mucho que hablar del bacalao! Tantas y tantas equivocaciones inducen a pensar que, presuntamente, mintieron en alguna de ellas, y todos sabemos que las mentiras marcan ‘tocata y fuga de muerte’ para los partidos políticos que las emplean.

No se cumplieron las reglas del juego que nos exige la democracia, cuando en el desfile del 12-O (corriendo el año 2003), y cuando el señor Rodríguez Zapatero ocupaba el cargo de líder de la Oposición, no se levantó al paso de la bandera de EE.UU. Manifestó más tarde: “El hecho de no haberme levantado no significa que no respete a ese país. Respeto a la bandera de EE.UU. tanto como al resto de las banderas”, concluyó diciendo. Olvida, señor Presidente, que por “un trozo de tela rectangular” muchos americanos murieron y seguirán haciéndolo por ella, y eso que los americanos no son santo de mi devoción. Honor, patria, dignidad…, todo esto representa y mucho más una bandera (17 autonomías y sus banderas –que no nacionalidades dentro de una nación: la española–, con su idioma propio e universal: el español). Con su actitud –señor Presidente del Ejecutivo– mostró ser una persona caprichosa y desprovista del arte de la prudencia, que ha de poseerse para ser Presidente de una Nación como la española.

“Todas las banderas del mundo deben ser respetadas, y se les deben de rendir los honores pertinentes”.

Usted estaba en contra del ex Presidente, señor Bush -‘el señor de las bombas’-, y le aseguro que yo también, pero se equivocó, pues, con su postura. No hizo honor al pueblo americano. Querer a los EE.UU. es hacerle honor, aunque el honor sólo es de Dios. Con respecto al último, Calderón dejó escrito: “Al rey la hacienda y la vida / se ha de dar, pero el honor / es patrimonio del alma, / y el alma sólo es de Dios”. Después vino lo de Túnez: “Rodríguez Zapatero anima a todos los países a retirar sus tropas para mejorar la situación en Irak”, así rezaba una titulación periodística. Me parece, señor Presidente, que usted hubiera sido un nefasto diplomático. Hoy tenemos tropas en Afganistán y aquí no pasa nada.

Se debe aprobar una nueva Ley Electoral, que mande acudir a votar mediante el establecimiento de listas abiertas, es deicr, votar a las personas y no a los Partidos Políticos

Y, en este juego democrático, los habitantes españoles debemos pedir que la prensa sea libre; los españoles debemos de pedir –al PSOE y al PP, al PP y al PSOE– que la justicia –sus jueces y magistrados– sea enteramente libre e independiente a la hora de ejecutar sus sentencias, que todos debemos de respetar, y que el Consejo del Poder Judicial y el Tribunal Supremo –sus integrantes– sean elevados a sus cargos mediante una terna de los más competentes (dentro de la misma antigüedad) por sus propios compañeros, con el ‘visto bueno’ del Presidente del Gobierno de turno y su ministro de Justicia: es una pequeña idea. Todos recordamos como fue nombrado el señor Roldán, ex director de la Guardia Civil, y que tuvo que dimitir por un caso de ‘corrupción’ a finales de 1993: ¡menudo fiasco!

Debemos pedir todos los españoles que los supuestos casos de ‘corrupción política’ aparecidos últimamente entre integrantes del PSOE y el PP, desaparezcan para siempre de la faz de la tierra. Y es que todos comprendemos que se debe aprobar una nueva Ley Electoral, que mande acudir a votar mediante el establecimiento de listas abiertas, es decir, votar a las personas y no a los Partidos Políticos.

Nuestros hijos y nietos han de ser educados con amor y pedagogía, respetando siempre el criterio de los profesores, en el amplio sentido de la palabra, que son los que verdaderamente conviven con los chicos y chicas. Que de nuestras universidades salgan personas hechas y derechas, que todos sepamos que la historia de los pueblos hay que respetarla cualesquiera que sean sus ideologías políticas y religiosas, que respetemos a todas las razas humanas sin distinción de colores, que la historia universal muchas veces se repite dos veces…, formas y maneras de educación universal que han de prevalecer para el mejor entendimiento y respecto entre los humanos. O esa otra enseñanza que nos tratan de enseñar de que ‘el río Ebro no es de todos los españoles’…

El Gobierno de turno de turno –el PSOE y el PP– han de entender, y de una vez por todas, el daño que los nacionalismos españoles (CiU, PNV, BNG…) nos están haciendo con sus ideas extremistas, que aunque respetables, resultan muchas veces fuera de contexto, y se olvidan que, la única y verdadera ‘nación’ dentro del territorio español es España. Estos pequeños partidos políticos, y sigo diciendo que son respetados por todos los españoles, representan a una minoría sociológica pero que están encaramados en el poder mediante coaliciones con éste: esto realmente no es bueno para la Nación española. La Ley Orgánica del Régimen Electoral General (de 1985) establece, y para las elecciones generales, que aquellos que sobrepasen el 3% de los votos podrán tener representación en el Congreso de los Diputados: creo que ese 3% actual debería elevarse al 5% de lo votos. Es mi humilde opinión al respecto, aunque puedo estar equivocado.

Cuando votamos elegimos siglas, emblemas, ideas… y no personas como debería ser. Y así, sin duda, vamos siendo cada vez menos libres y más pobres

Estos pequeños partidos políticos (BNG, CiU, PNV…), que a su vez hacen causa común en la implantación de sus propias lenguas –que lo son: gallego, catalán y vascuence–, están fomentando una especie de ‘extranjerías’ o ‘extranjerismos’ en sus propias autonomías, que hacen que sus habitantes miren a España como una nación enemiga: nada más lejos. Han de entender, y de verdad, que, con sus idiomas –y una vez que atraviesen los Pirineos–, nadie conocerá los últimos, y sí el inglés y el español: ésta es una realidad como un templo.

Con nuestro sistema electoral actual, los españoles –incluyendo a los partidos nacionalistas–, nos hemos acostumbrado, y nos han acostumbrado, a depositar periódicamente nuestros votos en el interior de las urnas dispuestas a tal efecto. Así vamos viviendo nuestras pequeñas y grandes ilusiones, que jamás vemos cumplidas, y sí andamos viviendo siempre con nuestras luces y nuestras sombras: más sombras que luces. Y es que cuando votamos elegimos siglas, emblemas, ideas…, y no personas como debería de ser. Y así, sin duda, vamos siendo cada vez menos libres y más pobres: todos los hombres políticos se retiran con miles de euros, presuntamente ganados con honradez y trabajo… La Historia de España la estamos haciendo día a día, minuto a minuto, segundo a segundo…, todos y cada uno de nosotros.

Todos somos testigos de que nuestra sociedad es corrupta, y en muchos órdenes de la vida, pero determinados ‘políticos’ están alcanzando con suma facilidad, y cuando se retiran, la titulación de ‘doctorado en corrupción’, muchos de ellos con nota de sobresaliente.

Mariano Cabrero es escritor

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto...-.

Participa con tu comentario