Martes 06 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Una Granada ‘indignada’ estalla en la conciencia de la calle

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

El 12M reunió en Granada a unas 10.000 personas que volvieron a reivindicar sus derechos

El 12M ha sido esa fecha marcada desde hace meses en el calendario por los indignados de un país, España, que está tocando fondo. Cientos de miles de ‘indignados’ españoles han vuelto a ilusionar a ese medio país que desde hace meses ve cada viernes como sus derechos están siendo fusilados.

Una vez más la Puerta del Sol ha sido esa entrada principal al mundo que exige un cambio inminente. Las manos al cielo de una sociedad sometida por políticas pseudo-dictatoriales de gobernantes y bancos han vuelto a ser retorcidas por un sistema donde esos hombres vestidos de azul pueden ejercer libremente su no derecho a dejar cicatrices difíciles de olvidar.

Mientras que en Madrid se hablaba con el Sol, en Granada se gritaba Carmen cuando casi 10.000 indignados empezaron la marcha desde las Batallas al Triunfo

Medios de todo el mundo se han hecho eco de las voces indignadas, desde Indonesia a Japón vía Nueva York, con escala en Perú, todos sin excepción han vuelto a acampar junto a vosotros aunque esos otros que dicen tener La Razón sigan empeñados en contar 15 mentiras. Mientras que en Madrid se hablaba con el Sol, en Granada se gritaba Carmen cuando casi 10.000 indignados empezaron la marcha desde las Batallas al Triunfo.

Y sí, señores, sí, esto sí fue una manifestación, y no esas organizadas por sindicatos que representan sus propios intereses, no esas que acaban en mítines donde politicuchos del tres al cuarto se llenan la boca con utopías que ni ellos mismo se creen. Sí, señores, sí, una vez más el 15M ha demostrado que si alguien puede enderezar el rumbo de este país son ellos. Sí, señores, sí, que aunque el 15M sea criticado, vilipendiado, o atacado, ellos son los que gritan verdades, y sí, señores, sí, que aunque muchos les hayan llamado perroflautas, guarros, degenerados y otros miles de adjetivos, son ellos los únicos en este país de princesas de pueblo y panderetas capaces de volver a iluminar la apagada conciencia de una calle necesitada de voz.

Han pasado 365 días desde que una marea amarilla sorprendiera a un país más preocupado porque sus equipos de fútbol asciendan o desciendan que por luchar por esos derechos que cada viernes son robados

Sé que en este momento muchos estarán pensando, ¿pero éste no es el mismo Omar que el año pasado los criticó con dureza? Sí lo soy, y no he cambiado, sigo con la misma ilusión apoyando a un colectivo de ciudadanos que lograron hace un año que mi vuelta a España estuviera llena de esperanza, el mismo que criticó aquellos movimientos políticos internos que pocos vieron y que el tiempo ha demostrado que existían, el mismo que recibió amenazas de esos que se suben siempre al carro cuando este va en cabeza por decir que no era el momento de intentar legalizar la marihuana sino el momento de luchar por nuestros derechos, el mismo periodista que fue confundido con un medio de comunicación, el mismo que lleva pensando que el cambio de un país no se puede hacer excluyendo o alejando a aquel que crítica sino escuchando e incluyendo a aquel que no lo apoya. El mismo que nunca criticó al movimiento pero sí a aquellos que querían controlar el movimiento. Sí, señores, el mismo. Y por supuesto que sacando punta al lápiz se puede seguir criticando ciertos aspectos de un movimiento que solo lleva un año organizándose, pero, ¿cómo criticar a los únicos individuos a los que no les crece la nariz al hablar de futuro?, ¿cómo?

Dentro de unas horas volverá a ser 15M, habrán pasado 365 días desde que una marea amarilla sorprendiera a un país más preocupado porque sus equipos de fútbol asciendan o desciendan que por luchar por esos derechos que cada viernes son robados. Mañana el Sol volverá a lucir con fuerza, y en Granada, mi Granada, Carmen se volverá a vestir de gala, a alzar sus manos al cielo y a gritar ‘¡que no, que no, que no nos representan!’.

Todavía hay mucho camino que recorrer, aún resta mucho por conseguir, pero sin duda, sin ninguna duda, si alguien en este país lo puede conseguir sois vosotros 15M, vosotros sin olvidaros que todos, con algunas excepciones como todo en la vida, periodistas, pijos, policías, trabajadores, gente en paro, estudiantes, sobre todo estudiantes, estamos de vuestro lado, porque todos sin excepción soñamos con un país donde los bancos no desahucien, donde los políticos nos escuchen, donde los Gobiernos nos representen, donde los hombres vestidos de azul cambien las porras por abrazos y donde todo ser humano tenga el derecho a que su dignidad no se vea en paro.

Adelante 15M, adelante, y bravo por volver a ilusionar a un país que os necesita, desde aquí os mando mi apoyo incondicional, ese mismo que desde hace 365 días nunca os he retirado a pesar de mis críticas del año pasado, palabras que no tuvieron otra intención que la de expresar los pensamientos de un ‘fotero indignado’ con un país de equipos de primera y sociedades de tercera. Dentro de poco vuelvo a mi Mundo Olvidado, esa otra realidad donde los críos pasean entre toneladas de basura sus sonrisas eternas, pero no dudéis en ningún momento que desde ese país de rima fácil estaré con vosotros gritando: ¡Resistencia!


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario