Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Unnim: la penúltima caja adquirida por el BBVA

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

La que en su día se anunció como una ‘unión’ que fortalecía las caixas de Manlleu, Sabadell y Tarrasa, y al cabo de escasos meses compró el Estado, se presenta hoy como un éxito del BBVA, ¡y que va a por todas, dice! ¡A por CatalunyaCaixa!

Barcelona. Ahora, las fusiones de las fusiones. En cuanto a CatalunyaCaixa, que nadie se atrevía, surge la varita mágica. Por lo visto en ese cártel Banco de España-Bancos-cajas los miembros supeditados tienen cierta opción a elegir con quien se quedan entre lo más o menos podrido, y hasta aportan a una hipotética ‘subasta’ unos fantasiosos pliegos donde aparece la aportación y garantías del Estado o las aportaciones del FROB o del Fondo de Garantía de Depósitos. Tras la firma ¡el futuro dirá! o sumergirá el sistema financiero en un galimatías indescifrable donde la ‘última ratio’ y ‘pagano’ es el Estado. BBVA, más la U, ¿o la Cat?, BS, que en el logotipo se ha desprendido de ‘fusiones’, más Bankia y La Caixa… será aún más difícil distinguir entre el pool y el Estado.

En las democracias se puede robar, pero se acaba en la cárcel. En España, no solo no pasa nada, sino que los presuntos culpables continúan cobrando supersueldos y superpensiones

Recordando a Narcís Serra, la a propósito noticia del día, ya que sobre su oscuro pasado de banquero nadie entre los grandes quiere intervenir, y en cuanto a la prensa, impera el silencio absoluto sobre la mayor quiebra de la historia de Cataluña y posiblemente de España:

El Periódico:

“A través de un banco en Antigua
El financiero estadounidense Allen Stanford es declarado culpable por un fraude piramidal
Se enfrenta a una posible condena de 20 años por una estafa evaluada en 5.334 millones de euros”

A la noticia se podría añadir el juicio en Islandia al ex presidente por su condescendencia con las quiebras bancarias. En las democracias se puede robar, pero se acaba en la cárcel. En España, donde esos 5.334 millones de euros son casi una nimiedad, no solo no pasa nada, sino que los presuntos culpables continúan cobrando supersueldos y superpensiones.

He intentado saber sobre las infinitas hipotecas y créditos irregulares de CatalunyaCaixa, e insisto en mi conclusión que seguro que ni en Sicilia se respeta tanto el ‘silencio’. Máxime, por algún despedido… ‘que ya saldrán’, o que soy muy moderado publicando documentaciones sobre las VPO franquistas. La última conversación se amplió con las cesiones a ‘organizaciones internacionales de cobros de morosos’ para que persigan en sus países a quienes tras impagar la hipoteca han desaparecido, marroquíes y suramericanos en su mayor parte. “Suponiendo que existan”, convinimos.

Una historia fascinante la de una caixa, CatalunyaCaixa, que en un Estado de Derecho conduciría a la cárcel a la mitad, de la casta política catalana

Otra noticia a propósito, no solo en lo referente a Estado-bancos, sino a la trifulca sobre el déficit, en El Confidencial:

“Rompe la barrera de los 100.000 millones de euros
La banca ‘zombi’ prolonga su agonía tras batir un nuevo récord de avales del Estado
(…) 100.274 millones que ha avalado el Estado a los bancos incapaces de financiarse en los mercados mayoristas”

CatalunyaCaixa no aparece, ni en el cuadro anexo. A buen seguro no será por no haberle avalado. Una historia fascinante la de una caixa que en un Estado de Derecho conduciría a la cárcel a la mitad, ¿o el 90%?, de la casta política catalana.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario