Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Valencia hizo latir la Tierra con el material sensible

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Un momento de uno de los talleres que se celebraron


Por Abelardo Muñoz, Periodista

Periodistas, cineastas, cooperantes y activistas se reunieron en Valencia en torno a un seminario multidisciplinar pero con un sólo objetivo: hacer latir la Tierra

Bottup.com participó en la mesa de ‘Difusión Sensible’

Image

Un nutrido grupo de
cineastas, escritores y periodistas, curiosos, activistas, estudiantes
y solitarios, han hecho latir sus corazones al ritmo de la Madre
Tierra. Fue del 21 al 25 de abril en Valencia, el el taller seminario ‘Haciendo latir la Tierra‘. Las imágenes de documentales, vídeos impactantes y eficaces, se
ha combinado con el poder de la palabra y la utopía de los proyectos de
cooperación y solidaridad con los mundos oprimidos de la tierra.

Como el caimán que se sumerge en el manto verde del lago tropical al
principio de la película La delgada línea roja de Terence Malik, el
seminario de Material Sensible, se ha sumergido en el mundo del
activismo solidario, ha agitado conciencias y movilizado profesionales,
un poco entre bambalinas, buceando bajo el limo del tedio ciudadano, y
sin mucha alharaca. Un público joven y profesional ha flipado por un
tubo ante trabajos audiovisuales de potente factura y oradores cargados
de razón, como los poemas de Gabriel Celaya. Pues si la poesía fue un
arma cargada de futuro el activismo solidario lo es aún más.

Image
Pau Llop, Vicente Domingo, Vicky Calavia, Tomás E. y Rafa Sanchis

Cinco foros como cinco soles, o cinco continentes, han convertido una
aséptica aula de la Facultad de Filología en un caldero de ideas y
propuestas. “Un proyecto nacido en torno a las ideas y el imaginario de
una serie de personas” dijo allí Sergi Escribano, el director técnico
de CERAI . “Lo que aquí se aprenda sobre lo sensible, marcará la pauta
para otras ideas similares”, dijo Carlos Hernández, director del
departamente de Teoría de los Lenguajes.


Rifirafe solidario entre reporteros concienciados


Las sesiones dedicadas a los foros del Seminario Sensible no fueron una
babel de lenguajes sino todo lo contrario, una red de interconexiones,
como los dibujos de las mallas de las neuronas. Y aquí, en las tardes
de abril, los oradores reales se mezclan con los virtuales.


“Estos trabajos sensibles siempre se ponen en la peor parte de la
parrilla [televisiva]”, dice la periodista. Cuando no ponen en la parrilla, de asar,
al propio periodista, piensa uno
(…) sin las ONG no
puede hacerse periodismo de choque, pues son ellas las que tienen la
información y, sobre todo, trabajan sobre el terreno, frase muy del
gusto de los aventureros mediáticos

El trabajo
de la directora de la serie Los Latidos de la Tierra, la Sonia Llera,
metió en la sala del foro las voces aparentemente remotas de los
campesinos de la cooperativa de Rio Grande do Soul, en Brasil, en su
estupendo documental ‘Café amargo”’ Un video subversivo y conmovedor.
Trabajos en los que resaltan idas nuevas y frescas para compartir.
“Cómo ser felices con mucho menos” o un campesino que sale y dice “que
no nos liquiden, como mínimo”.

“Los movimientos sociales son el caldo de cultivo para un mundo mejor”,
se escucha a un orador y el aula se calienta con el primer foro de la
semana sobre la sensibilidad social a través de los mensajes
audiovisuales. Sensacionalismo versus información; y para cargar con
fuego graneado están el periodista Mario Gracia, del periódico de
Aragón y Pilar Requena, laureada y pizpireta reportera de TVE,
responsable de joyas documentales como el programa En portada, nada
menos.

¿Interesará a los medios dar cabida al material sensible? Se pregunta
la peña. Va a ser que no, pero el hecho de que ya no haya bisontes, no
significa que no debamos luchar contra los que acabaron con los
bisontes, como dicen los visionarios del futuro primitivo. Los
argonautas luchadores por un mundo más justo.

Y esa tarde, el periodista maño critica ciertos aspectos de las
oenegés; y entonces la Requena deja bien sentado que sin ellas, no
puede hacerse periodismo de choque, pues son ellas las que tienen la
información y, sobre todo, trabajan sobre el terreno, frase muy del
gusto de los aventureros mediáticos. Pues ya no se estilan aquellos
cronistas pervertidos y casposos que cubrían la guerra del Vietnam
desde el hotel y con un ‘on the rocks’ en la mano. Tan ciegos ante la
realidad que vivían como los topos del río Amarillo.

Entran los profesionales en el meollo de la cuestión al precisar el
cuidado que han de tener los informadores a la hora de tratar el
material sensible. Preservar la identidad de los declarantes y no ser
como esos periodistas que entran como elefantes en una cacharrería.
Pilar Requena tiene en vilo a la magra, por mor de interesada
audiencia, al narrar su experiencia como reportera con las mujeres de
Kandahar en Afganistán.

“Estos trabajos sensibles siempre se ponen en la peor parte de la
parrilla”, dice la periodista. Cuando no ponen en la parrilla, de asar,
al propio periodista, piensa uno. Pero el maño Mario ha tenido la
impagable virtud de funcionar como revulsivo intelectual en este foro,
y ya está ahí Sergi Escribano poniendo los puntos sobre la íes y
fijando rotundo el hecho de que, “las oenegés no somos portavoces de
los pobres y tampoco pretendemos acabar con la pobreza, sino
sencillamente luchar contra ella”.


Cineastas en el foro


El segundo día llega un cubano al foro. Rolando se llama. Sin mucha
gente, pues algunos estudiantes prefieren hacer botellón en el césped
del campus de Derecho en lugar de acudir a instruirse sobre las causas
perdidas. Nada menos que Rolando Pardo, subdirector hasta ayer mismo de
la legendaria Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, en Cuba,
inaugurada por el mismísimo Gabriel García Márquez y Fidel Castro.

Los que no vengan esta tarde se pierden otra película sensacional; se
trata de Pequeña Habana, una historia de marginados en Cuba que es
metáfora de la isla.

Y ya están calentados los motores de los foros pues por las mañanas el
campus es escenario de talleres y actividades. En la tercera jornada,
la película de Joan Jiménez, Sophie y el cambio climático, suaviza con
su animación imaginativa y bucólica, la aspereza de los problemas
sociales tratados.

El escritor y periodista Emili Piera, con su habitual humor suecano,
modera la tercera sesión triunfal, donde la película de animación
sumerge a la audiencia en un mundo de dulce donde se palpan los
lamentos de la tierra, como esas novelas del americano Cormac McCarthy,
escritor admirable que mezcla ecología y violencia, donde se describen
las lomas de la frontera en el gran desierto de Sonora.

Patricia Ferreira está presente y el realizador de Sense Filtre, de
Canal 9, Crespo, aclara que, en ocasiones, “hay que cambiar la realidad
en los documentales para que parezca más real” y muchos flipan por un
tubo ante semejante afirmación; y José Luis Navarro, director de una
muestra de cine sobre derechos humanos en Alacant, cuenta cómo han
proyectado películas a los limpiabotas de la ciudad de Guatemala para
mostrarles cómo se juegan la vida aquéllos que se suben a los trenes de
la frontera. “Combinamos eso con la proyección de una película de
Richard Fleisher en la que se recomienda vivir asumiendo tu propia
realidad”. Luego, el cineasta valenciano Toni Canet dice que todos
tenemos películas que nos han abierto los ojos y algo hermoso, “también
canciones, como Mediterráneo de Joan Manuel Serrat. Que nos hizo ver
ese mar de otra manera”.

En la cuarta sesión, y ya metidos en la harina del Encuentro de
Difusión Sensible, el critico Antonio Llorens recuerda el viejo término
de “material de concienciación”. Sabe bien el escritor de cine de lo
que habla pues en los tiempos del plomo, con la dictadura franquista
pisando los talones, programaba con sus subversivos colegas, películas
innombrables.

Llorens describe, como si fuera un guión de los Marx,
como en Kinnepolis asistía a solateras, sólo él ocupando la única
butaca, a la proyección de “Oro negro”, puro material sensible, y en
las salas de al lado, abarrotadas de público, se proyectaban los
bodrios americanos habituales. Pedro Pastor, productor de Malvarrosa
Media, y Miguel Angel Pérez, distribuidor de videos sensibles, ilustran
al personal sobre su trabajo. Por ejemplo, sobre la marginación de los
ciegos en el Tibet. Y ya la audiencia saliba ganas de justicia;
barrunta imaginarios viajes por el mundo injusto.


Brainstorming de solidarios y activistas


En la ultima sesión del sesión del Foro de la difusión sensible y ante
la mirada del presidente de Cerai, Vicent Garcés, el realizador Vicente
Domingo cuenta cómo lo vio claro. Dijo que había ido a hacer un
reportaje a Bosnia y allí conoció a un antropólogo, lo que le lanzó de
cabeza al trabajo solidario y la búsqueda de respuestas en los medios.

“Nuestra actividad facilitando redes baratas de comunicación es como la
tarima de los oradores de Hyde Park, creamos los medios para que los
otros, la gente, haga su propio reportaje”, dijo Domingo. Una nueva
forma, muy chula de explicar aquello de enseñar a pescar en lugar de
regalar pescado.

Rafa Sanchis, el joven representante de Imagen en Acción, agrupación de
30 fotógrafos que trabajan por la cara en ayuda de las causas perdidas,
habla a continuación y si no vence, desde luego convence. Es esta una
sesión de un nuevo periodismo que lejos de seguir la voz de su amo se
esfuerza por desarrollar el material sensible.

Pau Llop, presenta Bottup.com y explica: “Soy periodista, y queríamos
crear un medio que no fuera una atalaya; construir una información de abajo hacia arriba y
no al revés; por eso, apostamos por el periodismo ciudadano”.

Periódicos digitales, redes sociales. Vicky Calavia, pelirroja y
baturra de Zaragoza, modera con donosura y escucha a Tomás E. De los
Santos de ACSUR Las Segovias. Se trata de explicar lo que es un
noticiero internacional de barrio y el maravilloso proceso de capacitar
a las organizaciones populares “para que ellas mismas produzcan sus
videos”.

Vicente Domingo, de la Fundación Mundo 21, el realizador de la
televisión indígena que encontró su camino de Damasco en un socio
antropólogo, habla de la Asociación de Mujeres Gitanas en Mislata. Y
como un sabio iluminado o un malo de película de Batman, deja caer su
propuesta. “Se trata, amigos, de otra manera de hacer televisión.
Construir un Terminal de la red Mundo 21 y cablear a cualquier lado del
planeta, allí donde no tienen acceso a la televisión” y también,
“creación de un marco jurídico de la información social”. Para todos
los ponentes el material sensible debería ser el normal y no la
excepción.

Y luego, cuando el creador del diario digital Bottup, dice que aunque
no le guste la palabra, “se trata de evangelizar a la gente” para que
se moje, muchos piensan que estas sesiones de abril, organizadas por
los hombres y mujeres de CERAI, la ONG ya internacional pero de origen
valenciano, están dando resultado.

Vicent Garcés clausura entonces, las sesiones de material sensible, con
una audiencia concienciada. Al espectador le entran entonces ganas de
actuar y alguno recuerda la frase bíblica pero pertinente de que “Mucha
es la miés y pocos los segadores”. Pero el Seminario del material
sensible ya ha realizado la siembra.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Somos periodistas, nuestra función en Bottup es editar profesionalmente todas las noticias que producen los usuarios, publicarlas, difundirlas y atender todas las dudas de los autores y del resto de usuarios.

Participa con tu comentario