Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Van elegantemente vestidos, mientras los derechos de las personas desaparecen

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

 

OPINIÓN / La indignación de la ciudadanía contrasta con los privilegios de la clase política

Yo estoy indignado por la falta de defensa de la dignidad humana, yo estoy indignado porque casi la mitad de muchachos/muchachas menores de 25 años están en paro, yo estoy indignado porque esta generación está perdida y sin futuro, yo estoy indignado porque la mitad de los pensionistas cobran una pensión que está por debajo del umbral de la pobreza…

Yo estoy indignado porque los políticos se jubilan con maravillosas pensiones por ellos creadas, yo estoy indignado porque cuando salen los políticos de esos lujosos edificios donde se asientan las autonomías españolas (en número de diecisiete, que existen en nuestra ‘España pobre’) ellos y ellas van elegantemente vestidos como jamás pensaron: con trajes de alpaca los primeros, con modelos ‘loewe’ las segundas: todos, desde luego, últimos modelos, y pagados con los dineros de los contribuyentes españoles. ¡Bonito panorama el que describo! Son, sin duda, historias para no dormir.

La gran recesión que afectó al planeta en 2008 aquejó al sistema financiero internacional. La burbuja inmobiliaria hizo quebrar al sistema bancario en España y de otros países

La gran recesión que afectó al planeta en 2008, y de la que todos fuimos testigos, aquejó al sistema financiero internacional. La burbuja inmobiliaria hizo quebrar al sistema bancario en España y otros países, por el fracaso inmediato de la ley de la oferta y la demanda: nadie se podía figurar que los banco se dedicasen a comprar miles de casas, y, al mismo tiempo, a financiar también millares de préstamos, que después resultaron ser préstamos basura, para la construcción de viviendas sin ton ni son…

Nadie dictó las normas de austeridad necesarias para que las autonomías españolas no se endeudasen, tal y como lo están ahora: los españoles vamos a pagar ‘el oro y el moro’ que ellos -los políticos de turno- supieron y quisieron malgastar por activa y por pasiva.

Por su falta de imaginación, por sus promesas incumplidas, por el despido libre, por hacernos creer que éramos hombres/mujeres ricos y en corto espacio de tiempo nos hemos convertido en hombres/mujeres pobres, por enseñarnos que los ciudadanos somos los que realmente -con nuestros votos- debemos y podemos hacer que los líderes políticos cambien sus idearios…, por todo esto y mucho más: hemos entendido los españoles/as que nuestros votos no han servido para nada, y ha fracaso la teoría del ‘El pleno empleo’, que tanto propugnó muestro ex presidente del Gobierno, señor Rodríguez Zapatero. Esto es un hecho evidente.

Sin embargo, los Estados Unidos de América pusieron en combinación una serie de estímulos fiscales y de firmeza en los presupuestos, logrando que su economía crezca en los momentos actuales sobre un 2% y, al mismo tiempo, tratan de reducir el desempleo que se había a cumulado durante los anteriores años: deberíamos copiar de ellos.


Alemania está haciendo ‘la guerra económica actual por su cuenta y riesgo, imponiendo sus ideas y criterios para un endeudamiento a largo plazo

Alemania está haciendo ‘la guerra económica actual’ por su cuenta y riesgo, imponiendo sus ideas y criterios para un endeudamiento a largo plazo, de donde no sé cuándo vamos a salir (¿quizá en el año 2015?): Ángela Merkel, Canciller de Alemania, se ha opuesto en todo momento a la creación de eurobonos, es decir, a comercializar la deuda europea, lo que fomentó que se disparase la prima de riesgo de los países más endeudados: entre ellos nuestra querida España, que se está quedando (se quedó) “como el Gallo de Morón, sin plumas y cacareando”.

Hoy en día, sin duda, el escepticismo y la resignación van tomando asiento en las mentes de los españoles, que no ven futuro para los suyos en las condiciones económicas en las que nos encontramos: un verdadero ‘pozo negro’ sin salida de continuidad. Cierto es, que estamos como estamos porque nuestros políticos de turno -el PP actualmente, y antes el PSOE- no hicieron sus deberes de responsabilidad política y económica en nuestras autonomías españolas, en nuestros ayuntamientos y en las inútiles diputaciones provinciales: unos y otras, si no existen cambios radicales para su operatividad, nos llevarán a la banca rota.

Nuestros políticos españoles saben muy poco del ‘arte de gobernar con inteligencia’, pero son expertos en saber manipular voluntades: las voluntades de los desconcertados españoles. Porque son hábiles ingenieros, que nos han hecho creer que formamos parte de una sociedad democrática, y que nos presentamos a votar cada cuatro años y que más tarde ‘aquí paz, después gloria’. Evidentemente que hemos de acudir a las urnas (acción de votar) como deber ciudadano ineludible, pero ninguno de los que acudimos deseamos que nos tomen el pelo como nos lo están tomando hasta la fecha.

La falta de imaginación de los políticos y su precaria preparación política ha contribuido al desencanto de la primavera caliente que se ha venido desarrollando últimamente en distintos lugares del Globo Terráqueo [la movilización de la plaza de Cataluña (Barcelona), la de la Puerta del Sol (Madrid), la de la plaza de Tarhir (El Cairo)…], variopintos entre ellos pero con un denominador común: un firme desencanto hacia los políticos que les gobiernan.

Son hábiles ingenieros, que nos han hecho creer que formamos parte de una sociedad democrática, y que nos presentamos a votar cada cuatro años y que más tarde ‘aquí paz, después gloria’

Por su falta de imaginación, por sus promesas incumplidas, por el despido libre, por hacernos creer que éramos hombres/mujeres ricos y -en corto espacio de tiempo, nos hemos convertido en hombres/ mujeres pobres-, por enseñarnos que los ciudadanos somos los que realmente -con nuestros votos- debemos y podemos hacer que los líderes políticos cambien sus idearios: nuestros votos no han servido para nada, y por ‘El pleno empleo’, que tanto propugnó muestro ex presidente del Gobierno, señor Rodríguez Zapatero. Esto es un hecho evidente.

El Estado de bienestar se nos está acabando como consecuencia de las limitaciones fiscales, que imposibilitan el poder ampliar y desarrollar los servicios públicos a los muchachos/muchachas de hoy en día. Y vuelvo a insistir en lo de siempre: todo esto es consecuencia de la falta de imaginación de los políticos y su precaria preparación política. En España y en Europa ‘los indignados’ desean derribar a los actuales gobernantes, pero se olvidan que éstos han salido de las urnas, es decir, de los votos emitidos por el pueblo. Azaña dejó escrito: “La República no hace felices a los hombres. Los hace, simplemente, hombres”. “He tratado de gobernar a mi país con razones y con votos y me han respondido con calumnias y fusiles”. “Dentro de muchos años nadie se acordará de Franco ni de mí. Pero el mundo no habrá olvidado que Velázquez pintó Las Meninas”.

La Coruña, 6 de mayo de 2012
Mariano Cabrero es escritor


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto...-.

Participa con tu comentario