Martes 28 de marzo de 2017,
Bottup.com

“Vendrán 5.000 policías desde la capital. Nos enfrentaremos al peligro”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El siguiente texto es un resumen de una entrevista radial a una compañera de Chumbivilcas (Perú)

Es importante difundir lo que allí está pasando y apoyar a esta población antes de que la represión los embista.

“Soy una pobladora de Chumbivilcas  (Perú) y vengo con una preocupación inmensa acerca de lo que está ocurriendo con la empresa minera ARES, de propiedad de la chilena Jochell. Ocurre en la Cordillera Dorada, Campamento Azuca, a 5,100 m.s.n.m., donde en esta época se da constante nevada (de unos 20 a 30 cm.), que estaba siendo explotado y explorado en los territorios de Chumbivilcas, Cotabambas y Antabamba, las tres provincias colindantes.

Frente al abuso de la empresa con el medio ambiente y la economía de la población, hemos tomado

Nos hemos informado, nos hemos unido y hemos tomado conciencia

la iniciativa de poner alto a este abuso. Nos hemos informado detalladamente, toda la población chumbivilcana nos hemos unido y tomado consciencia, con apoyo de las dos provincias vecinas. El día lunes, 9 de noviembre, en horas de la tarde, ingresamos cerca de 700 a 900 personas en el campamento, de forma pacífica, para que se retiren, y tomamos posesión de dicho campamento. Fuimos acompañados por el Capitán de la policía de Santo Tomás. En ese acto se llevó a cabo una reunión o asamblea, en la cual pedimos, bajo acta, la retirada de dicha empresa, dando un plazo de 24 horas. Posteriormente seguimos dando plazo hasta el día viernes 23, bajo acta. Firmaron los representantes de la empresa y procedieron a llevar sus pertenencias hacia el otro campamento más cercano, a unos 20 minutos.

Desde ese día estamos en posesión de nuestro territorio y en defensa del medio ambiente. En el lugar se encontraron fosas químicas, fosas de excremento sin ningún tratamiento, que filtran para el consumo de toda la población chumbivilcana. Encontramos químicos dispersos en todo el territorio y también tubos de exploración inyectados a mil metros de profundidad, a 100 metros y otros. Hemos dado a conocer a las instituciones del medio ambiente de Lima y de Cusco. Allí vimos también cómo afecta a la economía de las provincias, ya que los alimentos y todo lo que consumían en el campamento, era de Chile y la capital, hasta extrañas frutas de distintos sitios, comidas extrañas que disfrutaban en territorio minero, mientras que nuestra provincia era olvidada y alejada de todo ingreso económico, bienestar familiar, o sistema hidráulico.

Es por eso que estamos siendo acosados por distintas personas y autoridades del Estado, como: Defensoría del Pueblo, que a cada rato viaja a la cordillera pagado por la empresa, con una Dra. y un Dr. de oficio; por la policía, igualmente con la empresa o con el gobierno, policías disfrazados de civiles con camionetas de la empresa Tintaya. Esos mismos policías regresan ya con uniforme en dos días o al día siguiente para asustarnos y aptos a disparar, pero como estamos unidos no permitimos que ocurra dicha violencia. Uno y otro regresan disfrazados de corderitos, pero en el interior son lobos hambrientos de matar a mis compañeros. También son testigos fieles los apus que nos rodean,

Se encontraron fosas químicas, fosas de excrementos que se filtran al agua de consumo. Son extraños que solamente vienen a succionar nuestra riqueza

como si ellos hablaran dando su poderío sobrenatural que nos pone fuertes y valientes en la toma de cualquier decisión, inclusive la de dar nuestras vidas, aunque ocurra como en Bagua, es algo espiritual que nos conduce a defender nuestro territorio de los extraños que solamente vienen a succionar nuestra riqueza.

Si una empresa para explotación de alguna mina decide hacer una consulta popular a la comunidad mediante una asamblea, allí tiene que aceptar y debe haber una votación por mayoría. Esto no ocurrió, no existe ningún acta, tampoco la votación de los comuneros; simplemente un número de cuatro a cinco comuneros han sido sobornados por unos cuantos centavos. Uno de los que se presentó a la reunión con la empresa, a simple vista no tenía un buen estado físico ni de vestido, estaba siendo maltratado.

A través de información de otros comuneros, sabemos que no podían asomarse a dicho campamento, todo estaba escondido. Para apropiarse, registran en Abancay y publican en otra provincia, para apañar la corrupción de parte de los chilenos, asimismo no informaron a la población del plan de desarrollo y de qué manera podían preservar el medio ambiente, actuando con un malicioso comportamiento, afectando la flora y fauna. En aquellos años era el sitio donde dormían las vicuñas y las aves silvestres como la huallata, la parihuana, símbolo de la bandera nacional, animales como la vizcacha, etc. Que se han extinguido y sólo quedan fangos quemados por los químicos, sólo quedan restos óseos.

Yo y todos mis compañeros daremos la vida por sobrevivir a este genocidio de la naturaleza, mientras que existamos seguiremos luchando solidarios, con la ayuda de periodistas e instituciones que puedan reclamar por nosotros. Que no se cometa un baguazo, ya que en este mes de diciembre están incorporándose niños con su familia. Invocamos a todas las autoridades a que reclamen por nosotros, ya que el Gobierno y otras instituciones del Estado nos informan que vendrán cinco mil policías desde la capital, enfrentándonos al peligro. Por eso denuncio a las instancias correspondientes, para que no ocurra más matanzas, ni ocurriera que para que no haya cuerpo del delito, lleguen a desaparecernos en los socavones y destrozarnos con dinamitas. Nuestros antepasados no lo permitan y los apus nos den su protección.”



Titular, subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario