Martes 22 de abril de 2014,
Bottup.com

Vidas robadas: el abuso infantil

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Se ignora que el abuso sexual infantil intrafamiliar supone el 85% de los casos

La OIT calcula que de 2 millones de niños y niñas sufren abusos sexuales cada año

Los tristes acontecimientos de los últimos días en Siem Reap han modificado la rutina del día a día de esta ciudad camboyana. Siguen sin transcender detalles del arresto de Nicholas Patrick Griffin, ‘Nick’, acusado de presunto abuso infantil. Aunque cada día la sensación de una humillante verdad crece entre la población de esta parte del Mundo Olvidado.

Nick solo ha sido la última cara visible de la pederastia en Camboya. Un problema mucho mayor que la detención de esta persona. Desde el último viernes, cada vez que recorro las calles de la ciudad de Angkor, miro a los ojos con recelo. Intento buscar una mirada en cada rostro que identifique este crimen aberrante que no supe ver en los ojos de Nick.

Camboya se ha convertido en los últimos años en el paraíso para este tipo de depravados, que encuentran el placer siempre en compañía de la sonrisa inocente de un menor de edad. Un negocio que mueve miles de millones de euros anualmente en todo el Mundo, apoyado en muchas ocasiones en leyes permisivas y condenas insuficientes. La explotación sexual de la infancia con fines comerciales es un problema mundial, y afecta tanto a los países ricos como a los pobres. Ocurre en los burdeles, en las calles y hasta en algunos hogares…

Nunca vas a detectar algo que no tienes presente. Si tú no eres consciente de que te puede pasar a ti, en tu familia, en tu entorno, siempre vas a pensar que es otra cosa

En paralelo a la noticia de Nick en Camboya, en mi país, España, las declaraciones de un personaje llamado ‘Sánchez Dragó’ han puesto de manifiesto que este problema no es exclusivo a los países llamados del ‘Tercer Mundo’. Este crimen está más cerca de nosotros de lo que creemos, es una lacra que afecta a toda la sociedad. Y siempre suele ocurrir en los círculos más cercanos, la familia. Como dice Vicky Bernadet, creadora de la Fundación Vicky Bernadet: “Se ignora que el abuso sexual infantil intrafamiliar supone el 85% de los casos”. En la misma entrevista, Vicky afirma:

“¿Cómo hacemos para detectar que nuestros hijos han sufrido abusos?, siempre contesto: Primero, que piensen desde el realismo de que esto te puede pasar. Nunca vas a detectar algo que no tienes presente. Por mucho que te dé orientación, si tú no eres consciente de que te puede pasar a ti, en tu familia, en tu entorno, siempre vas a pensar que es otra cosa”.

Como la explotación sexual de los niños es un hecho generalmente oculto, no se conocen estadísticas reales. Sin embargo, la Organización Internacional del Trabajo calcula que cada año son víctimas de este delito hasta dos millones de niños y niñas.

Personajes sin almas que no podríamos encuadrar en una sola categoría. Están los pedófilos, o adultos que se sienten atraídos sexualmente hacia los chavales y llegan al extremo de abusar de ellos con tal de satisfacer sus deseos. También pueden ser personas que viven en la misma ciudad o pueblo del niño o la niña que es víctima, y hay turistas que buscan relaciones sexuales casuales sin importar la edad de su pareja. Finalmente están los adultos que mantienen durante mucho tiempo relaciones sexuales abusivas con los niños a cambio de regalos o protección.

Al mismo tiempo, en este negocio multimillonario, existen también personas que se benefician económicamente de la explotación. Están los que se benefician directamente, como los traficantes, los proxenetas y los pornógrafos. Entre los que se benefician indirectamente están los funcionarios corruptos que aceptan sobornos para pasar por alto el crimen, y los comerciantes que hacen la vista gorda o que apoyan la prostitución infantil creyendo que así serán mucho más ricos y tendrán un negocio más grande.

Según datos de UNICEF, este tipo de explotación se presenta tanto en los países ricos como en los pobres. Por ejemplo, las investigaciones muestran que:

  • en la Provincia china de Taiwán hay entre 40.000 y 60.000 niños y niñas involucrados en la prostitución;
  • el 25% de todas las personas que se dedican a la prostitución en Tulear, Madagascar, son niños y niñas;
  • de cada cinco niños que utilizan regularmente Internet en los Estados Unidos, uno es buscado por extraños para fines sexuales;
  • en México, más de 16.000 niños de ambos sexos están involucrados en la prostitución;
  • en Lituania, entre el 20% y el 50% de quienes se dedican a la prostitución son menores de edad. Se sabe de pequeños de 11 años que trabajan en burdeles, y de niños y niñas entre los 10 y los 12 años que viven en centros asistenciales y han sido utilizados para realizar películas pornográficas.

Traficantes, proxenetas y pornógrafos se benefician de los abusos sexuales a menores, que hacen que en lugares como Taiwan hasta 60.000 niños y niñas estén involucrados en la prostitución

Datos escalofriantes que muestran una realidad bien oculta a los ojos de una sociedad que prefiere mirar hacia el lado contrario ante esta lacra. Un problema que sufren millones de víctimas en silencio, para los cuales la vida nunca volverá a ser maravillosa. En el mismo informe de UNICEF se afirma: “Todos los niños y las niñas que son explotados sexualmente sufren graves daños a nivel físico, psicológico y social, porque la explotación casi siempre implica violación u otras formas de violencia física y mental. Además, estos niños y niñas tienen un alto riesgo de infectarse con el virus del SIDA y de contraer enfermedades de transmisión sexual. Esto se debe a que, a tan corta edad, el organismo es más propenso a sufrir daños por las conductas sexuales, y a que los niños y las niñas no pueden decidir cuándo ni con quién tienen relaciones, y mucho menos si se va a utilizar un preservativo”.

Un negocio que va más allá del acto del abuso sexual. Es conocido de sobra en esta parte del Mundo donde vivo desde hace tres años, la existencia de redes mafiosas que reclutan niños de menos de diez años de países como Camboya, Vietnam o China, para posteriormente ser vendidos en prostíbulos de Malasia o Singapur. Hace años un documental llamado ‘Mariposas del Mekong’, ya ponía de manifiesto este tráfico de niños en el sudeste asiático. Aunque se estima que el número total de menores que desaparecen todos los años en extrañas circunstancias se aproxima al millón de niños en todo el Mundo. Desapariciones que suceden en algún lugar y en algún país, y que no encuentran más que una pequeña mención en alguna columna perdida de algún diario local. Los grandes medios de comunicación de muchos países prefieren no hablar de este tipo de noticias, convirtiéndose en muchos casos en cómplices indirectos, quizás por temor o por encubrir a quienes mueven los hilos de ese crimen, generalmente poderosos grupos mafiosos y hasta personajes bien situados en el poder.

Entre los ‘maravillosos destinos’ de ese millón de chavales, muchos serán afortunados si resultan vendidos para alguna ‘madame’ que les obligará a hacer felaciones por menos de cinco dólares. Aunque otros solo servirán para ser violados salvajemente y finalmente asesinados de manera brutal, mientras son filmados en ese acto para satisfacer el morbo de miles de dementes pervertidos que llegan a pagar hasta 20.000 euros por estos vídeos, llamados ‘snuff films’, que reportan a los asesinos millones de dólares.

Políticos, actores, cantantes, escritores, anónimos, altos cargos de la sociedad, nadie es diferente ante este crimen. Muchos famosos han sido acusados de abuso infantil: Gary Glitter, el rapero R. Kelly, el director Roman Polanski, el actor Errol Flynn, las cantante Gloria Trevi, el político francés Frédéric Mitterrand, y no hace muchos días, las declaraciones del ‘asqueroso’ Sánchez Dragó, han puesto de manifiesto que este problema se encuentra en todos los ‘estamentos’ de nuestra sociedad.

Y como no podía ser de otra forma, ‘con la Iglesia Católica hemos topado’. Desde hace años son famosos los casos de abusos de menores dentro de ‘La casa de Dios’. Aunque desde los más altos estamentos de este ‘negocio de fe’ se empeñan una y otra vez en excusar a esta organización que desde siempre ha estado implicada en los horrores más grandes de nuestra humanidad.

En su último libro Sánchez Dragó presume de haber mantenido relaciones sexuales con dos menores de 13 años y se jacta de que el delito ya ha prescrito. Las denomina “las muy putas”

Incluso durante la Alemania nazi, se denunciaron casos de abusos a menores en la Iglesia Católica. El ministro de propaganda, Joseph Goebbels, organizó una detallada campaña para desacreditar a la Iglesia católica en respuesta a la encíclica ‘Mit brennender Sorge‘ de Pío XI, escrita en 1937. Goebbels decía en un discurso del 28 de Mayo, “Hay casos de abusos sexuales que salen a la luz cada día contra un gran número de miembros del clero católico. Por desgracia ya no se puede hablar de casos individuales, sino de una crisis moral colectiva que quizá la historia cultural de la humanidad no ha conocido jamás en una dimensión tan aterradora y desconcertante. Numerosos sacerdotes y religiosos son reos confesos. No hay duda de que los miles de casos conocidos por la justicia representan sólo una pequeña fracción del número total y auténtico, desde el momento en que muchos abusadores han sido ocultados por la propia jerarquía”.

Palabras que podrían ser el titular de prensa de cualquier diario en la actualidad, aunque parezcan más increíbles viniendo de la parte que exterminó a millones de personas durante la II Guerra Mundial.

El abuso infantil es la mayor lacra que la sociedad de este siglo XXI ha heredado de los errores del pasado. Como en este momento sucede en Camboya, y sucedía hace años en los países hoy llamados desarrollados, muchas razones contribuyen al auge de este ‘negocio’ en los países menos desarrollados: leyes que permiten matrimonios a edades prematuras, junto a una sociedad que tiende a ponerse una venda en los ojos ante estos crímenes, y junto a este nuevo instrumento llamado ‘Internet’, donde más de 12 millones de páginas están al alcance de cualquier usuario que busque ‘sexo con menores’.

Sería difícil afirmar con certeza cual sería la solución a estos crímenes, aunque en mi humilde opinión creo que es esta sociedad la que debería empezar a denunciar la realidad de este Mundo Olvidado, donde millones de niños son abusados todos los años. Según UNICEF, la solución de este problema exige distintos tipos de medidas, como:

  • reducir la pobreza y ampliar el acceso a la educación en un ambiente escolar seguro, para que los menores tengan más opciones y estén mejor informados acerca de la manera como se deben proteger a sí mismos;
  • promover un cambio de actitud para que este terrible problema deje de mantenerse en secreto a causa de la vergüenza; para que las niñas y las mujeres nunca más sean vistas como propiedad de nadie o ciudadanas de segunda clase; y para que haya una menor probabilidad de que los adultos y los jóvenes piensen en los niños y las niñas con intenciones sexuales;
  • aprobar leyes para castigar a los explotadores y abusadores, no a las víctimas, y hacerlas cumplir;
  • buscar maneras de identificar y apoyar a los menores que están en riesgo, y hacer todo lo posible para que los niños y las niñas explotados y abusados sexualmente puedan regresar a sus comunidades.

Soluciones que parecen una utopía en un Mundo donde las diferencias entre ricos y pobres son cada día más grandes.

Nunca he querido opinar sobre los temas de los que escribo, pero desde hace unos días, el caso de Nick ha dado un giro a mi manera de pensar. Es hora de comprometerse, de no solo ‘colgar’ en Internet la imagen de estos ‘desgraciados’, sino de opinar y de denunciar, no solo los crímenes sino también las pobres leyes que los gobiernos aprueban. Bajo mi humilde opinión, quizás deberíamos empezar por endurecer las condenas a estos desalmados, personas ‘enfermas’ para los que la rehabilitación se muestra casi imposible. Es desde esta bitácora desde no escondo mi apoyo a la aplicación de ‘la cadena perpetua’ en todos aquellos casos donde las acusaciones se prueben, que sea un crimen que no prescriba y que personas como Sánchez Dragó sean juzgadas por su ‘apología de la pederastia’ en palabras como: “A mí me gustan las de 15. Llámame viejo, llámame como quieras, pero es así”. ¿Como una persona que dice estas palabras puede quedar impune ante la justicia?. “Con unas Lolitas, pero no eran unas lolitas cualesquiera, sino de esas que se visten como zorritas, con los labios pintados, carmín, rímel, tacones, minifalda… Tendrían unos 13 años. Subí con ellas y las muy putas se pusieron a turnarse. Mientras una se iba al váter, la otra se me trajinaba. No hay nada como la piel tersa, los pechitos como capullos”, estas son palabras de Sánchez Dragó en su libro, “Dios los Cría y Ellos Hablan de Sexo, Drogas, España, Corrupción”.

Sobre todo, seguiré denunciando para que el futuro de ningún niño vuelva a verse robado por los deseos de personas tan repugnantes como ‘Nick Griffin‘ o ‘Sánchez Dragó’.

Fotografías: imagen de portada, imagen 2, imagen 3, imagen 4


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Omar Havana 31/10/2010 en 12:09

    [quote name="chavalonas"]¿Y por que no le van a gustar a Dragó las chavalas (que no niñas) de 15? ¿Acaso no están buenas, no son mujeres en el sentido biológico? !Cuánta moralina absurda! Ahora resulta que los rojos quereis censurar el pensamiento. De pena. Sois de la misma cuerda de Franco, en el fondo. !Ah!, y viva la iglesia católica y viva el Papa.[/quote]

    Chavalonas, nadie censura ningún pensamiento, de hecho aquí está tu comentario llamando “rojos” a los que no conoces. Respeto tu opinión aunque no piense como tu. Vivo en Camboya, y aquí los niños mueren y ni la Iglesia Católica ni el Papa ni los rojos o amarillos o rosas van a hacer q esto cambie. Declaraciones como la de Sánchez Dragó son vomitivas, al igual que el tiene la libertad de expresarse, los demás tenemos la libertad de opinar sobre sus palabras.

    Saludos desde el Mundo Olvidado, donde ñas chavalas de 15 años son violadas todos los días por personas a las que también les gusta esta edad. Mentes enfermas en mi humilde opinión.

  2. Anónimo 31/10/2010 en 11:27

    ¿Y por que no le van a gustar a Dragó las chavalas (que no niñas) de 15? ¿Acaso no están buenas, no son mujeres en el sentido biológico? !Cuánta moralina absurda! Ahora resulta que los rojos quereis censurar el pensamiento. De pena. Sois de la misma cuerda de Franco, en el fondo. !Ah!, y viva la iglesia católica y viva el Papa.

Participa con tu comentario