Lunes 05 de diciembre de 2016,
Bottup.com

VIH/sida: una enfermedad social

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / Desde 1988 el 1 de diciembre se celebra el Día Mundial de la lucha contra el Sida

En 1988 la Organización Mundial de la Salud decide establecer el día 1 de diciembre de cada año como Día Mundial de lucha contra el sida. Algunos años después muchas personas comenzaron a colocarse en la solapa un lazo rojo para poner de manifiesto su solidaridad con las personas afectadas por la enfermedad. Pero la ‘historia oficial’ de la enfermedad comenzó muchos años antes y descolocó a la comunidad médica y científica.

Hoy una persona diagnosticada de VIH puede disponer de un tratamiento eficaz, pero debe seguir haciendo frente a un injusto juicio social

Después de más de 30 años, es hoy una de las enfermedades más y mejor estudiada del mundo y aunque aún no disponemos de una vacuna, los impresionantes resultados en investigación para su tratamiento permiten en la actualidad a las personas portadoras del virus vivir con una muy aceptable calidad de vida. Eso sí, siempre que se viva en un país de los llamados ‘desarrollado’. Por tanto, hay que admitir que con relación a los efectos que sobre el organismo humano tiene la enfermedad los avances han sido espectaculares. Lamentablemente, no ha sucedido lo mismo con relación a los efectos sociales que la enfermedad acarrea, en esto hemos avanzado mucho menos.

El VIH demostró muy pronto no entender de etnias, religiones, nivel social, ideología política, lugar de residencia o nacimiento, nivel de renta, formación académica o preferencia sexual. No obstante siempre estuvo rodeado de un oscuro y, en ocasiones, sórdido velo. Un velo de manipulaciones interesadas y temerosos silencios que favorecieron, y continúan favoreciendo, mitos y falsas creencias que estimulan y alimentan reacciones de desconfianza, desasosiego y rechazo. La historia de VIH/sida es muy compleja, pero conocerla nos ayuda a entender por qué hoy estamos donde estamos.

Y, ¿dónde estamos? Pues el caso es que hoy una persona diagnosticada de VIH puede disponer de un tratamiento eficaz, pero debe seguir haciendo frente a un injusto juicio social. Un juicio en el que siguen estando presentes el miedo, el rechazo, el estigma y la discriminación, prejuicios que, a estas alturas, debían estar ampliamente superados. Todo esto se combate con información, y hay mucha disponible para todo aquel que tenga interés. ¡Ya no hay excusa posible! Porque el estigma y la discriminación son capaces de ‘matar’ con mayor crueldad, si cabe, que el propio virus. Por eso vencer al sida no es sólo cuestión de dinero para investigación y tratamiento, es cuestión social, de respeto, de apoyo, de justicia y de derecho.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. njshksjk 15/01/2013 en 17:02

    :roll: :sigh: 😮 :zzz 😥 😮 😕 😡 😀 😆 🙂 8) 😐 :-*

  2. njshksjk 15/01/2013 en 17:02

    :sigh: :sigh: :sigh: :sigh: :sigh: :sigh: :sigh: :sigh: :sigh:

Participa con tu comentario