Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Xavier Horcajo y la Noria de Tele 5

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Por lo que ahora descubro en el currículo del periodista, sumaré al propio Xavier Horcajo a esa mayoría que intervino en las fábulas de Javier De la Rosa

Barcelona. Yo no le insultaré, ni menos entrar en la polémica de la transexualidad. Pero no puedo olvidarme que él si me insultó, y mintió. Y ahora que Tele 5, añadido al PSOE madrileño y su nominada, la transexual Carla Antonelli, me hacen el favor de convertirlo en casi popular, sin rubor debo aprovechar. Una interesante carrera desde la Barcelona de la ‘Gran Corrupción’ a Intereconomía.

Una pluma a sueldo que, por lo que cuenta, debió iniciarse en El Noticiero Universal, el nido de la UCD de Adolfo Suárez en Barcelona, financiado por De la Rosa

En 1996 escribió con Manuel Pérez ‘J. R. El tiburón’, editado por Temas de Hoy, una biografía de Javier De la Rosa, del que a estas alturas de la vida dudo si el ‘tiburón’ fuera él o quienes le rodearon en sus ‘negocios’, y que en cuanto a su padre dice:

“Aquel severo anticatalanista se despertó una mañana libertino. Los caudales públicos que robaba en el ejercicio de su cargo de alto funcionario eran derrochados en espectaculares juergas con sus amigos Rafael del Barco Carreras y Fernando Serena Mascaray. Pisos y coches de lujo eran distribuidos generosamente entre señoritas y aduladores de conveniencia. Antonio De la Rosa se hacía construir yates sin reparar en precios, y todos sacaban tajada de su enloquecida huida hacia delante.”… y sigue con parecidas lindezas.

Jamás participé en espectaculares juergas. Ya he escrito tanto sobre la fábula inventada por Javier De la Rosa para desviar su propia culpabilidad (o total autoría) en el Caso Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, y recogida por la mayoría de los que intervinieron (abogados, policías, jueces, políticos y prensa) para enriquecerse con el financiero, que no insistiré, pero por lo que ahora descubro en el currículum del periodista sumaré al propio Xavier Horcajo a esa mayoría.

Un libro escrito y editado cuando a los mismos políticos, o abogados y funcionarios, que cobraron del financiero, les interesó denigrarle. Toda la prensa barcelonesa que le encumbró escribiendo a su dictado, tras dilapidados y desaparecidos cientos de miles de millones de pesetas, cambió de objetivo al dictado de los beneficiados por el mayor estafador y repartidor de la ciudad. De “empresario modelo” a gangster y gran estafador.

Una pluma a sueldo que, por lo que cuenta, debió iniciarse en El Noticiero Universal, el nido de la UCD de Adolfo Suárez en Barcelona, financiado por De la Rosa (descubierto impagado de 2.000 millones de las pesetas de los 80 en el Banco Garriga Nogués) y donde de secretario del consejo aparece Luis Pascual Estevill, el paradigma de toda corrupción, y por desgracia mi abogado vendido a Javier, a Piqué Vidal o a Jiménez de Parga (ahora condenado por denuncia falsa), abogado acusador contratado por el Ayuntamiento de Narcís Serra y Pascual Maragall. ¡Menuda manada de buitres!

Ni él ni nadie de su oficio se dignó preguntarme ni consultar registros ni siquiera el sumario del Caso Consorcio, ni entonces, ni cuando escribió el libro, ni en los cuatro últimos años

No me cansaré de repetir que ni él ni nadie de su oficio se dignó preguntarme ni consultar registros ni siquiera el sumario del Caso Consorcio, ni entonces, ni cuando escribió el libro, ni en los cuatro últimos años que no me canso de acusarles en Internet, ‘Barcelona, 30 años de corrupción’. Aunque ahora ya hay alguna excepción, el periodista Víctor Saura en su libro ‘La Catalunya mes fosca’, pero las hemerotecas no se rectificarán jamás. Es curioso que tras el Noticiero Universal aparezca en Cambio 16, donde el célebre y galardonado periodista de La Vanguardia (también créditos y publicidad a toda página del Banco Garriga Nogués, ver en su propia hemeroteca 1980 al 1983, mi tiempo de preventivo en la Modelo) José Martí Gómez se inventara aquello de “financieros de dudosa reputación”. Se refería a Serena y a mí, cuando apenas sí conocí durante un año a Antonio De la Rosa, e intervenido en unas insignificantes (a tenor del volumen de los De la Rosa) operaciones mercantiles contabilizadas y registradas. Habían pasados varios años desde que los De la Rosa vaciaron el Consorcio (10.000 millones de las pesetas de 1975 al 79) y con larga trayectoria en lo que ahora calificaríamos como pequeñas estafas. Y tras Cambio 16 (con corrupciones tan graves como los GAL) se pasa a El País.

Y ahora en Intereconomía… la verdad es que para mí todos los medios de comunicación de derechas o izquierdas forman parte de un régimen corrupto… luchando para que “sus clubs partidos u oficinas de colocación” suban al poder, administren presupuestos o entidades financieras, y con ellos escalar el máximo nivel de subvenciones, publicidad y créditos…


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario