Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Y la imposición se dio

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / México cuenta ya con nuevo Presidente de la República, con edificio amurallado y el rechazo de partidos opositores, así como protesta en la calle

Se acabaron aquellos años en los que quien presidía, levantaba su dedo índice y señalaba a quien sería su sucesor, o quién convenía más para tal o cual estado y lo nombraba gobernador, quien a su vez, elegía a aquel que ocuparía el puesto de presidente municipal.

Tal parece que se acabaron aquellas épocas porque en México ya no existen los tres poderes que fortalecían y dignificaban al Partido Revolucionario Institucional —campesino, obrero y popular— y de los cuales se sentían orgullosos a pesar de los pesares.

¿Por qué el campesino, un obrero o el medico recién graduado, a pesar de los riesgos, busca cruzar de ilegal a Estados Unidos y allá trabajar en cualquier empleo decente?

En la actualidad el poder campesino no existe, porque preguntándole a cualesquier gobernante ¿cual es la causa del abandono de tierras productivas?, sin demorar mucho responde que es gracias a las sequías o cambios climáticos que se están presentando en el mundo.

Si le preguntamos a ese mismo funcionario el porqué el campesino, un obrero, o el medico recién graduado, a pesar de los riesgos, busca cruzar de ilegal a Estados Unidos y allá trabajar en cualquier empleo decente, entonces nos dirá sin riesgo a equivocación que es por buscar un bienestar personal y para su familia.

En este siglo XXI ya no hay joven que se interese por sembrar un grano de maíz, de alfalfa, de trigo, de algodón. No, porque para ello no hay apoyo incondicional, porque si se siembra entonces se le debe vender el producto resultante a las grandes empresas ‘monopólicas’ que pagan precios muy por debajo de lo que es su costo real. Producto que no llega a los grandes supermercados porque también ya estos se encuentran acaparados por los monopolios.

Mientras México tenga campos abandonados por la gente que busca progresar en Estados Unidos, a ambos países les convendrá, porque cada cual tendrá su ganancia al costo de que ‘lo mío es mío y arréglate como puedas’, pero ambos, pagando sueldos miserables por mano de obra, porque es de todos conocido que en la unión americana un ilegal que trabaja en el campo escondiéndose de los agentes de migración jamás va a cobrar el salario que por derecho debería percibir. Igual que en México jamás tendría un aliciente de ganancia por la intervención de los grupúsculos acaparadores.

El partido tricolor se hace de votos de la gente que, dada su marginación social y escasa preparación escolar, cae en el garlito de siempre: las falsas promesas o las amenazas

El partido tricolor se hace de votos de la gente que, dada su marginación social y escasa preparación escolar, cae en el garlito de siempre —las falsas promesas o las amenazas— y recibe dádivas o limosnas a cambio de lo que en un momento determinado debería considerar un tesoro inconmutable y valedero no solo para ella, sino para todos los que en este país residen.

Un hecho que en su oportunidad causó risa y al mismo tiempo dejó muy en claro cual es el camino que se utiliza para la manipulación del voto, fue el que se denunció del contendiente del PRI para Diputado Federal, Óscar Bautista Villegas. Se publicó que amenazó a campesinos con retirarles la ayuda económica si no votaban por él, les advirtió que estarían vigilados por ‘un satélite espía’ que adquirió y con el cual tenía el poder de observar todo lo que hacían o decían en todo su distrito.

Lo más trágico para algunos y para otros, risible si así se quiere tomar, es que a pesar de lo dicho y hecho, el mencionado es hoy día diputado electo ‘democráticamente’.

Ya no hay poder campesino, obrero o popular, porque hoy solo existen los poderes fácticos (los monopolios televisivos y de comunicación, los corporativismos sindicales, los cacicazgos por región). Un ejemplo es la reciente declaración de quien, sin lugar a dudas, nuevamente contenderá el próximo 2013 por la gubernatura del Estado de Baja California, el priísta Jorge Hank Rhon, quien al asistir a la ceremonia de informe de Gobierno de la presidencia municipal de Tijuana, dijo: “Los Xolos [equipo de fútbol de su propiedad] eminentemente es un equipo de los priístas para cuestión de votos” y más delante dice: “que el marcador contra el Toluca podría ser de 2 – 0 a favor de este fronterizo equipo que por vez primera llega a una final de fútbol”.

¿Así o más claro? El marcado se acaba de dar y el ‘Xolo’ es el campeón del apertura 2012. ¿Esperaremos que también de este personaje se diga que “es un lastre para su partido”?

El poder fáctico televisivo realizó su trabajo y toda esa sociedad aletargada por las absurdas noticias presentadas a través de sus medios, también cayeron en el garlito y creyeron que con Peña estarían mejor, vivirían en un país de oportunidades y tendrían trabajo, y mejores salarios y… una semana antes se amuralló el Palacio Legislativo de san Lázaro, se mandó proteger con policías, militares, granaderos, antimotines. De ese tamaño era el miedo y llegó, protestó, se equivocó en la protesta —cosa no rara en él— y salió.

PRI, que para demostrar la falsedad de ser nuevo, le otorga las secretarías a varios ya conocidos del viejo régimen como son, entre otros: Ildefonso Guardado Villareal, quien trabajó durante los mandatos de Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988) y Ernesto Zedillo (1994-2000); Luís Videgaray, el nuevo Secretario de Hacienda, fue asesor y se dice que el mejor alumno de Pedro Aspe Armella, quien fuese Secretario de Hacienda y Crédito Público en los años 1992 a 1994, cuando presidía Carlos Salinas de Gortari, por consiguiente, llega a un puesto que ya conoce; Jesús Murillo Karam, trabajó en el periodo de Ernesto Zedillo como Subsecretario de Seguridad Pública; Gerardo Ruiz Esparza, tiene un historial de trabajo a partir del sexenio de José López Portillo (1976-1982), se inició en el año 1977, además de laborar posteriormente con los gobernantes del Estado de México, quienes invariablemente son de carácter y extracción priísta.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática en México (INEGI) existen actualmente 112.322.757 personas (112 millones 322 mil 757 personas). De ellos, 19.158.592 hicieron ‘valer’ su voto y llevaron al nuevo PRI al poder, a los pinos, al sillón presidencial.

La imposición se dio y muy a pesar de los pesares, la violencia también hizo su aparición y de ello queda únicamente como evidencia que, o los hacedores fueron gente enviada por el mismo Gobierno entrante, porque todo tiene tinte de ser algo preparado para acallar esas bocas que quieren hacer ver a todo el mundo la realidad que se vive en este país. Preparado a fin de acusar y manchar a aquellos que demuestran su rechazo al acto. O, que los ahora detenidos son tan inocentes que no se les va a encontrar responsabilidad alguna, a pesar de las evidencias.

Igual que se dio en aquel mitin realizado en días pasados aquí en Tijuana, en el que fue artera y cobardemente agredido el activista Rafael Parra (Raf11tha), por –según información obtenida en la red— un grupo de choque utilizado por los priístas para desarticular protestas sociales y a quienes paga en promedio la cantidad de 500 pesos mexicanos ó 40 dólares USA.

Como ya se vio, somos más los que diremos que la dignidad personal y/o el voto no valen quinientos pesos porque ‘el impuesto no es nuestro presidente’, secundaremos aquella voz de ‘presidente ilegitimo e ilegal’ y con marchas sin violencia, pacíficas, con escritos de lo que sucede en nuestra región y presentados a quien los quiera publicar y para quien los quiera leer, o que no se encuentre reprimido por los grandes monopolios, es como manifestaremos nuestro rechazo a la imposición, recordando siempre que:

“Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, escrito por Benito Pablo Juárez García, Ex Presidente de México.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario