Martes 26 de septiembre de 2017,
Bottup.com

yo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
kkkkkkkkkk

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto...-.

4 Comentarios

  1. aKasKarLes 18/06/2008 en 11:23

    Hola Santiago.
    Decir que un gay o lesbiana es un desequilibrado como tu afirmas es una discriminación. No es una enfermedad, es una opción que ellos escogen y no hacen daño a nadie; es como quien es de un partido político o de otro, de un equipo de fútbol u otro, son opciones respetables y no por eso hay que discriminarlos.
    Son personas como tú o yo, que trabajan, estudian, cotizan y pagan sus impuestos. ¿son desequilibrados? Pues entonces los somos todos, tu y yo incluidos.
    A mi me parece una buena opción para el niño antes que estar en centros de acogida, o de aquí para en una familia diferente. Tendrá una educación diferente desde otro punto de vista (no pienses solo en lo sexual hay mas cosas).
    Yo pienso que hay que mirar siempre en beneficio del niño, no importa quienes los adopten.

    Un saludo,
    Pedro.

  2. Anónimo 18/06/2008 en 7:55

    La adopcion de niños por parte de parejas homosexuales no responde mas que a la envidia, al deseo de poseer un bebe o un niño por parte de quienes no pueden o quieren.
    Me refiero a que una pareja del mismo sexo fisico no engendra vida.
    Ese niño no crecerá sano ni normal.
    ¿O son perfectamente equilibrados los gays-lesb? No, y la ciencia lo confirma. Esto no es ninguna discriminacion, pero crecer sin la otra vision del mundo que supone tener un padre-madre, el niño no estará tampoco sano, correctamente formado.
    Es una aberración que se permita adoptar a parejas del mismo sexo. Aberración. Si.
    Ya basta de usar a los niños como si fueran animales de compañia.
    Basta de pedofilia “sin delito” (no digo pecado por no herir la susceptibilidad, ni libertad de conciencia de nadie)

  3. aKasKarLes 15/06/2008 en 11:29

    Partamos de una verdad, “los niños son nuestro futuro y sin ellos no lo hay”.

    A los niños y a su infancia hay que protegerla como mejor podamos. Estoy de acuerdo con Chris que las parejas, familias o personas individuales (que tambien tiene derecho), no importa religión, raza o sexo (o tendencias sexuales) o condición, puedan adoptar perfectamente a un niño ¿por que no?.

    La ley está para eso, para velar por la seguridad, educación y bienestar del niño, y si la ley dictamina que una pareja o persona sea de la condición que sea pueden cuidar, educar y hacerse cargo de un niño, bienvenido sea.

    En los primeros párrafos del artículo, Mariano comenta la escolaridad de los niños y los trabajos atroces que estos sufren, algunos con la ‘permisibilidad’ de sus padres en sociedades subdesarrolladas. Desgraciadamente tiene razón, a los niños se les explota de una forma inconcebible y eso es una cosa a cambiar, un cambio que llevará muchos, muchos años y que debe de empezar por sus padres y por el gobierno de sus países.
    Hay que tener en cuenta que muchos de ellos trabajan montones de horas para conseguir dinero para su familia y que esta es su única opción (o la de delinquir).

    Recuerden, no hace mucho en un país llamado España (después de la guerra civil), los niños de ocho años trabajaban en los campos e industrias sino pregunten a sus padres y abuelos.
    Miren ahora como estamos, gracias ¿a Dios o a Nosotros?
    No quiero meterme en polémica pero reconozco que la religión ayuda espiritualmente a las personas.

    Como he comentado antes, esto hay que cambiarlo empezando por los padres y el gobierno de sus países. Esto requiere mucho tiempo, mucho dinero y mucha fe.

    Cita: “La voluntad de las personas en mejorar las cosas hacen que nosotros evolucionemos como especie” …. Pedro (aKasKarLes)

  4. Anónimo 15/06/2008 en 8:38

    Lo que tu propones es que tus valores sean los de todo el mundo. Hablo del tema de los matrimonios homosexuales. Lo que a ti no te parece normal (un matrimonio entre dos personas del mismo sexo) pretendes que no sea posible. Si te parece que no hay que permitir a homosexuales adoptar te lo parece a ti y punto. No es la opinión de la sociedad en la que vives (que votó a un partido que dijo que iba a legalizarlo). Imaginate que a mi me parece que no debe poder adoptar una persona que, por ejemplo, afirme que la vida es “ir muriendo poco a poco en busca de dios”. A mi me parece que una persona tan religiosa no puede educar bien a un hijo y que “experimentaría” con él. ¿Qué haemos? ¿Le juzgamos? ¿No le permitimos tener hijos?. O a los ciegos. No ven bien, no van a educar a sus hijos bien… experimentarán con ellos, podría decirse según su argumentación…

    Por supuesto que no es así. Para eso está, gracias a los hombres (no a Dios, que está por demostrar que exista) la Ley, que las definimos entre todos y nos protegen de opiniones personales como la suya.

    Por que la Ley es la que nos rige, no las definiciones de los diccionarios, que las hacen unas determinadas personas.

Participa con tu comentario