Viernes 28 de julio de 2017,
Bottup.com

ZP conoce al fin las verdaderas inquietudes de los españoles

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El presidente del gobierno se enfrentó en directo a las preguntas que planteaban los ciudadanos

Ayer pudimos ver el tan esperado programa de televisión ‘Tengo una pregunta para usted’ en Televisión Española. Fue emitido en
la franja horaria de máxima audiencia de la noche. Y la verdad, no era para
menos, ya que sentaba un precedente en España, en donde nunca se había dado la
oportunidad a los ciudadanos (o a una representación de los mismos) de
preguntar  directamente al presidente del Gobierno sobre los teas que les interesan verdaderamente a la sociedad española.

 

El programa fue presentado y moderado por el periodista
Lorenzo Milá, quien intentó  hacer que las preguntas y las respuestas fueran
fluidas y se encargó de dar en ciertos momentos un tono de cercanía y
familiaridad al programa.

 

Los temas que más se comentaron fueron, en primer lugar, el
terrorismo en España, la resolución del Gobierno con respecto a  la huelga de
hambre de De Juana, la economía española, la vivienda y un largo etcétera.

Todas estas preguntas fueron dirigidas al presidente a
bocajarro ya que muchas de ellas desbordaban verdad por sus cuatro costados. El
presidente de gobierno, José Luís Rodríguez  Zapatero, se mostró con un dominio de la dialéctica
excelente ya que tuvo respuestas para todas y cada una de las preguntas que le
fueron lanzando.

 

Sin duda alguna una de las cuestiones que ha tomado mas
relevancia de todo el programa fue la propuesta por un ciudadano sobre el
precio del café. Muchos medios le han dado a esta pregunta un valor
anecdótico pero sin duda podemos entresacar de ella mucha información.

 

Zapatero, con su respuesta (un café por 80 céntimos de euro)
dejó latente que aunque el acercamiento de a los ciudadanos había sido físico,
se queda solo en eso. Quedó palpable que en la mayoría de los casos el
presidente del gobierno no sabía la verdadera situación de los españoles, por
lo tanto ¿cómo se puede mejorar un país sin conocer las verdaderas
inquietudes de los ciudadanos por los
que un presidente, dentro de un sistema democrático, es dirigido?

 

El papel de los jóvenes en este programa fue fundamental, ya que fueron ellos los que
preguntaron con mayor claridad sobre los temas que sin duda están presentando
mayores problemas al Gobierno, tales como el derecho a una vivienda digna.

 

El señor presidente, fuera cual fuese el tema de la
pregunta, intentaba hacer una entradilla o introducción el la que un resumía
los avances que ha experimentado España y los que va a experimentar. Sus palabras se
llenaban de términos estadísticos y de generalidades que sin duda hacían gala
del supuesto buen momento que está pasando España (menos en lo que se refiere
al terrorismo).

Todos estos datos estadísticos y lejanos, al fin y al cabo de la
realidad, con la que se encontró el señor Zapatero ayer, no pudieron responder
en gran medida a las preguntas lanzadas por los ciudadanos. Por ejemplo, la
respuesta de que la subida del precio de la vivienda se ha quedado en sólo un 9,8 por
ciento no
da ningún haz de de esperanza al joven que se quiere comprar una casa nueva, ya
que aunque el precio del metro cuadrado edificado sube poco,  ¡sigue subiendo!

 

¿De qué nos sirve a los españoles de a pie saber que el
crecimiento de la economía de nuestro país esté por encima de los de
muchos países europeos si nuestro sueldo no nos llega para terminar el mes?

 

Pero lo más interesante de todo el programa es el analizar
por qué ahora el presidente del Gobierno ha decidido dar la cara ante los
españoles. Este acto tiene muchas lecturas. Sin duda alguna el partido
socialista está en estos momentos en la cuerda floja en lo que a opinión pública
se refiere, por lo que no es de extrañar que uno de los principales objetivos de
su agenda sea volver a ganarse los votos de los españoles, tal y como hizo  el 14 de marzo después de los atentados del
11-M.

 

Pero el presentarse ante los españoles de este modo es un arma
de doble filo, ya que hay que estar muy seguro del trabajo que se ha realizado para
que la solución no se vuelva en tu contra.

 

Pero no todo tiene una lectura negativa. Zapatero, con este acto, ha dejado al descubierto la intención de mejorar y
enmendar los errores del Partido Socialista. Quizás un poco tarde y a
destiempo, pero esta manifestación de cierta humildad y actitud de escucha
puede llevar al gobierno actual a conseguir un nuevo voto de confianza.

 

Llevando el formato del programa de ayer al campo del
periodismo, pudimos ver en él un esquema muy significativo de lo que puede ser
la estructura y la intención del periodismo ciudadano. La sociedad, que antes
no podía ser la que elaborase los temas de interés, en este programa se convertía
en componente activo de su  transcurso ya
que eran los ciudadanos de a pie quienes planteaban las preguntas directamente
al Presidente, sin pasar por intermediarios, que en cierto modo coartan la
libertad de expresión.

Pero en este feedback, en donde los nodos hacían las veces de receptor y viceversa, el papel
del moderador imparcial, en este caso Lorenzo Milá, es fundamental, ya que es el
que hace que todas las voces no hablen a la vez, no  formándose de este modo un galimatías
inteligible y, por lo tanto, poder disfrutar de cada información de forma
ordenada y apacible. 

Image
sintaxis y TVE por Antena 3

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

2 Comentarios

  1. Anónimo 09/06/2008 en 19:04

    Me a encantado tu articulo Castaño Silva, no se quien seras, pero escribes muy muy bien. Me gustaria que me hicieras un articulo a sobre politica. te dejo mi correo por si te intersa.

    Margaritahuertascastellanos@yahoo.com canal2@jazzfree.com

    No dudes en agregarme, estoy sumamente interesada

    saludos: M.H.C

  2. Anónimo 31/03/2007 en 3:22

    En el Imperio español se pone el sol
    Zapatero está en las últimas, y más consciente que nadie: él mismo.
    Se encuentra en una situación, que para él debe de ser deprimente… haber tirado por tierra tantas cosas… no haber salido victorioso de tantas pruebas…
    Cuando obtuvo la presidencia tuve ciertas esperanzas… pero ahora… Lo mejor que puede hacer es tirarse por la borda.
    Buen artículo Franlu.

Participa con tu comentario